ENTREVISTA A MERCEDES ALONSO

«Soler gobierna Elche igual que su mentor Zapatero»

Tras rozar la victoria en 2007, cree que ha llegado el momento del vuelco en la «joya» socialista

ELCHE Actualizado:

Mercedes Alonso (Cortes de Baza, 1964) volverá a liderar el 22 de mayo la candidatura del PP a la Alcaldía de Elche, tras cuatro años al frente de una oposición que ha puesto en más de un aprieto al alcalde socialista, Alejandro Soler. Esta abogada, casada y con tres hijos, ha unido su trayectoria política a la ciudad de las palmeras: concejal desde 1991, ha pasado por la Diputación, las Cortes Valencianas y el Congreso. En 2007 se quedó a 112 votos del PSOE, y ahora, tras unificar a un partido históricamente dividido, prepara el segundo asalto para posibilitar un vuelco tras 32 años de alcaldes socialistas.

—¿Cómo afronta su segunda candidatura frente a Soler?

—Con mucha ilusión, ganas y sobre todo con el ánimo de situar a Elche en la posición de liderazgo que le corresponde a la ciudad.

—En 2007 se quedó a 112 votos. Cuatro años después, ¿se ve más cerca de la Alcaldía?

—Entonces se hizo un muy buen trabajo, hablando con los ciudadanos. Una mayoría amplia apostó por el PP. Ahora llevamos cuatro años de pisar la calle día a día, con un intenso trabajo sobre todo en la difícil situación que atravesamos. Estamos mucho mejor preparados para solucionar los problemas de Elche. Sabemos lo que quieren los ciudadanos, y se percibe voluntad de cambio y esperanza.

—¿Contará con los concejales que la han acompañado estos cuatro años en la oposición?

—Creo que en una candidatura es tan importante la experiencia como la renovación. Necesitamos ganas, ilusión, una impronta de aire fresco y una visión distinta. Pero también la experiencia de haber vivido cuatro años muy difíciles. Eso hay que valorarlo. Ahora no toca hablar de nombres, pero la lista conjugará ambas.

—Hace cuatro años Manuel Ortuño le restó 2.000 votos. ¿Qué influencia tendrán las listas alternativas de agraviados del PP?

—El PP de Elche está unido, más fuerte que nunca y con ilusión por demostrar, después de 32 años, que hay otra forma de gestionar, desde la austeridad y el saber hacer. Que otra gente se presente con otras siglas es legítimo, pero PP solo hay uno. Y con la crisis, los ciudadanos optarán por partidos con opciones de gestionar. El PSOE está agotado, así que somos la mejor opción.

—¿Por qué históricamente ha habido tanta diferencia entre las elecciones generales y autonómicas, donde gana el PP, y las locales?

—En este caso tenemos que entonar el «mea culpa», porque ha sido responsabilidad del PP. En Elche ha habido bastantes crisis internas, y se nos ha castigado. Ahora los votantes perciben la unidad y el trabajo, que somos una opción capaz de gobernar, con iniciativa. Elche está ideológicamente a favor del PP, pero para el Ayuntamiento se decantaban por el PSOE como gestor. En cualquier caso, en 2007 ya mostramos una evolución y, por ejemplo, recuperamos el voto de la zona centro.

—En 1995 ganaron y Macià gobernó con EU. Además de ganar, ¿hay que conseguir la mayoría absoluta?

—Sí. Igual que en el resto de España, estamos abocados a conseguir la mayoría absoluta o nos quedaremos en la oposición. Y los ciudadanos lo saben, por lo que vamos a tener su respaldo mayoritario.

—Además de en el Ayuntamiento, ¿se ve en la Diputación o las Cortes?

—Me veo siendo alcaldesa de Elche. Esa es mi máxima aspiración, y por ella he sacrificado muchas cosas, incluida mi carrera profesional. Quiero que el PP gobierne Elche por primera vez. A nadie escapa que la máxima aspiración de un político es ser alcalde de su ciudad. La política local es la más sacrificada, pero también la más satisfactoria, porque tienes un contacto directo con tus vecinos.

—¿Qué importancia otorgará a la presencia de dirigentes regionales y nacionales del PP en su campaña?

—Es importantísimo que los ciudadanos visualicen que el PP de Elche no está aislado, que es el mismo en la Comunidad y en España. Que sepan que cuentan con el respaldo del Consell, que seguirá siendo popular, y del futuro Gobierno central, que también será del PP. La crispación entre Ayuntamiento y Consell no ha traído nada bueno. Y las visitas de líderes populares permitirán explicar a los ciudadanos cómo gestionan sus distintas responsabilidades de gobierno. El ejemplo de los gobiernos del PP es el modelo que queremos para Elche.

—¿Tiene el PP de Elche el apoyo que merece por parte de Ripoll?

—Está en sus manos demostrarlo de aquí al 22 de mayo.

—¿Cuáles serán las líneas maestras de su propuesta?

—Nuestra prioridad absoluta es el empleo. Somos una ciudad industrial, pero tenemos un paro del 25%, por encima de la media nacional. Esa es nuestra máxima preocupación, porque tenemos los elementos para revertir la situación: un campo magnífico, dos patrimonios de la humanidad, playas, el aeropuerto e IFA. Lo que faltan son ganas e ideas para, por ejemplo, desarrollar el sector turístico como fuente de empleo, sin abandonar el calzado o la inversión en infraestructuras. Todo ello con la austeridad en la administración local como bandera.

—Pero el Ayuntamiento no tiene competencias en empleo.

—No, pero podemos impulsarlo si aglutinamos a los distintos sectores sociales. Por ejemplo, para adecuar la formación del Servef al mercado de trabajo local, o facilitando suelo industrial a un precio asequible. Y reduciendo a un máximo de seis meses el plazo para conceder licencias de actividad. Hay que apostar por los emprendedores, las pymes y los autónomos. Empezar un nuevo PGOU, después de que el PSOE haya desperdiciado la oportunidad, y mejorar la prestación de servicios como la seguridad, el transporte o la recogida de basuras, que ahora no es diaria.

—¿Qué balance hace de la gestión de Soler?

—Sin acritud, creo que hemos perdido cuatro años. Han llegado cien millones de euros de los planes E y el Plan Confianza, y no se ha creado empleo. Se ha despilfarrado el dinero en la venta de humo, en lugar de gestionar desde la realidad de la ciudad. Soler está gobernando igual que su mentor Zapatero.

—¿El «caso facturas» y la elevada deuda influirán en las elecciones?

—No se si nos beneficiarán o no, pero hay que reflexionar sobre cómo ha utilizado Soler el dinero de unos vecinos que no pueden hacer frente a sus hipotecas mientras él se lo gasta en propaganda. Ha subido los impuestos mientras mantiene a 33 asesores. Es la misma política que practica Zapatero, con varios ministerios prácticamente inútiles.

—¿Cómo se explica que Soler critique la falta de inversión del Consell mientras se atribuye las obras del Plan Confianza?

—Se hace la víctima y vende una falsa discriminación, porque las únicas inversiones en Sanidad, Educación y Bienestar Social en Elche han sido obra del PP. Centros sociales, colegios, el Hospital del Vinalopó, la Ciudad de la Justicia... ¿A qué discriminación se refiere? Lo que sucede es que hasta ahora ese mensaje le ha salido bien, pero los ciudadanos ya no creen sus mentiras. Y al mismo tiempo, como alumno aventajado de Zapatero, Soler ha intentado apropiarse de las obras del Consell en una campaña de publicidad engañosa.

—Con los precedentes de 2007, ¿teme que Soler infrinja la Ley Electoral en cuanto a publicidad?

—De hecho, esperamos que lo haga.