Castilo, Sánchez y Barcala JUAN CARLOS SOLER
Representación

El alcalde de Alicante cede un puesto en el consejo del Puerto al presidente de la Diputación

César Sánchez ocupará la plaza del concejal y diputado Carlos Castillo y reclamará que se le restituya en el cargo

ALICANTEActualizado:

El alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, cederá un puesto de representación del Ayuntamiento en el Consejo de la Autoridad Portuaria de Alicante al presidente de la Diputación, César Sánchez, destituido por el Ministerio de Fomento.

Barcala ha dicho que la designación municipal se enviará este mismo miércoles y ha confiado en que "no haya injerencias que retrasen injustificadamente un trámite formal como la publicación en el Diario Oficial de la Generalitat de un nuevo vocal del Ayuntamiento, se llame como se llame".

Es la plaza que ocupaba Carlos Castillo, concejal y también diputado y vicepresidente de la Diputación.

En un comunicado, el alcalde de Alicante ha subrayado que esa decisión se trata de un "nuevo ataque" del Consell del Botànic "a la provincia". "Tradicionalmente el presidente de la Diputación ha formado parte de este organismo y no vamos a permitir que una decisión arbitraria y sectaria deje desamparados al resto de los municipios de nuestra provincia", ha dicho, y ha añadido que el Puerto presta servicio "a prácticamente todos" los municipios.

"Alicante estará representada tanto la capital como todos y cada uno de los pueblos que componen la provincia", de modo que "ni un solo pueblo carecerá de la representación imprescindible en el Consejo".

«Sectarismo»

Por su parte, César Sánchez ha acusado al PSOE de "sectarismo" y cree que "un ejemplo más" de ello su destitución. También ha anunciado que solicitará que se le restituya en ese cargo.

Sánchez ha explicado que a principios del mandato el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ya le cesó y el Gobierno del PP de Mariano Rajoy "enmendó" la decisión. Ahora, según el dirigente 'popular', a Pedro Sánchez "le ha faltado tiempo" para "volver al sectarismo" y apartar a "instituciones que no tienen su color político".

En esta línea, ha criticado el modelo de sociedad del presidente del Gobierno, en el que "aparta a quien piensa de manera distinta, represente a la institución que represente".

Además, ha vinculado ese modo de proceder con el Consell del Botànic "de pensamiento único". "Solo sirve mi verdad, solo sirve mi pensamiento y mis posicionamientos políticos y si piensas distinto te aparto y te elimino", ha dicho y lo ha ligado al requisito lingüístico que el Consell quiere aplicar a la Comunitat Valenciana: "O hablas mi lengua o te aparto. Vengas de donde vengas".

"Si no hablas valenciano, te aparto de la función pública valenciana", ha continuado y ha insistido en que "la forma de ser" de la izquierda "nacionalista" en la Comunitat Valenciana es la de "si piensas de manera distinta, si formas parte de una institución de otro color político, directamente te elimino del mapa".

Preguntado por si acudía regularmente a los consejos, César Sánchez ha afirmado: "Asistía cuando podía, cuando surgía cualquier otro tema de agenda pues no" y ha justificado que al último consejo no asistió porque tenía pleno en la Diputación y delegó su voto en la Administración del Estado.

Sin embargo, ha defendido que al formar parte del Consejo tenía la posibilidad de tratar con el presidente de la Autoridad Portuaria cuestiones que afectaban al Puerto y Congresos "con profundos debates".

"Lo importante es el acceso a la información", ha advertido y "que con independencia del día en que se convoca esa reunión, y en el que hay una dieta que se cobra, lo importante es que formas parte del Consejo no solo ese día, perteneces a ese consejo todos los días y tienes acceso a la información y a poder llegar y poder plantear cuestiones".

En ese sentido, ha afirmado que se hace un "trabajo de seguimiento durante todo un mes" y que la información que "llega con tiempo" para "asimilarla".