Alberto Caparrós - CRÓNICAS SABÁTICAS

Albert Rivera: el comodín de Ximo Puig ante Mónica Oltra

«El guión para la campaña de las elecciones autonómicas está escrito y Pedro Sánchez se lo ha puesto en bandeja a Compromís»

Alberto Caparrós
VALENCIAActualizado:

Pedro Sánchez lleva camino de convertirse en el mejor aliado de Mónica Oltra en el afán de la líder de Compromís de arrebatarle a Ximo Puig la Presidencia de la Generalitat tras las próximas elecciones autonómicas.

La negativa del presidente del Gobierno a reformar el modelo de financiación en los próximos dos años o sus trabas para que la señal de la televisión catalana TV3 regrese a la Comunidad Valenciana -una cuestión prioritaria para Compromís- han otorgado a la formación de Mónica Oltra una munición política inesperada contra su principal adversario, que no es otro que el PSPV-PSOE. Una vez logrado el poder en el Ayuntamiento de Valencia, Compromís aspira a presidir la Generalitat con una mujer al frente.

Es cierto que los nacionalistas valencianos son cooperadores necesarios del cambio de Gobierno y, aunque de forma indirecta, del resultado de sus políticas, toda vez que los diputados de Compromís respaldaron la moción de censura presentada por Pedro Sánchez. Sin embargo, los primeros pasos del nuevo Ejecutivo permiten a Compromís mantener su discurso reivindicativo, de «estricta obediencia valenciana» según su jerga interna, frente a un Ximo Puig obligado a ejercer de oposición de su propio partido en el año que resta para las elecciones autonómicas.

Imagen de Ximo Puig y Mónica Oltra tomada en el Palau de la Generalitat
Imagen de Ximo Puig y Mónica Oltra tomada en el Palau de la Generalitat - MIKEL PONCE

El guión para la campaña de las elecciones autonómicas está escrito y Pedro Sánchez se lo ha puesto en bandeja a Mónica Oltra. Compromís va a emplear todos sus recursos en evidenciar que con el PSOE en el Gobierno continúa el «maltrato» a la Comunidad Valenciana frente a un PSPV incapaz de imponer su agenda en Ferraz, donde no abundan precisamente los amigos.

Con todo, resta un año para la cita con las urnas. Todo un mundo a la vista de un mes de junio frenético, que arrancó con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y Pedro Sánchez sin más occupación que la de dirigir el PSOE y que termina con el primero en su puesto de trabajo de registrador de la propiedad en Santa Pola y con el segundo en La Moncloa.

Un mes de junio en el que llegó el «Aquarius» a Valencia y, siete días después, el debate pasa por las inversiones que debería recibir el puerto para conectarse a las redes de transporte de mercancías de la Unión Europea, porque del «Lifeline» nadie habla.

En un contexto político y social tan volátil, con el PP enfrascado en el proceso interno de elección de su nuevo líder y un calendario judicial desolador para los intereses de Isabel Bonig, Ciudadanos tiene un as en la manga. Un comodín para que Ximo Puig no dependa de Compromís para seguir al frente de la Generalitat a cambio del respaldo del PSPV para que el hoy imputado Joan Ribó no repita como alcalde de Valencia.

Si dan los números en las Cortes y el Ayuntamiento, ése será el ofrecimiento del partido de Albert Rivera para mandar de una tacada a la oposición al Partido Popular y a Compromís, con Ximo Puig como presidente de la Generalitat cuatro años más y Fernando Giner como alcalde de Valencia.

Alberto CaparrósAlberto CaparrósJefe de secciónAlberto Caparrós