Aerocas acata la orden del Gobierno y para las obras del aeropuerto de Castellón

Los técnicos consultados por ABC aseguran que el coste diario de la paralización de las obras supondrá un sobrecoste de unos 300.000 euros

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

L. PARDO/M. CONEJOS

CASTELLÓN/VALENCIA. La sociedad mixta Aerocas, que impulsa las obras de construcción del futuro aeropuerto de Castellón, acató ayer la orden de Fomento de paralización de las obras después de la reunión de su Consejo de Administración, tal y como informó su presidente, Carlos Fabra.

Esta instalación, localizada entre los términos municipales de Cabanes y Vilanova d´Alcolea, no puede continuar con las obras, según el Ministerio de Fomento, porque tiene carencias en la redacción del plan director en torno a las coordenadas de las pistas y también en la descripción de la torre de control.

El documento de la torre de control ya está en manos de Fomento, mientras que el relativo a las pistas fue remitido a la subdelegación del Gobierno el pasado día 11y llegará en breve al Ministerio.

Fabra explicó que la orden de paralización debe ahora seguir los trámites administrativos y se hará efectiva «en días o semanas», ya que «hay que asegurar los puntos de voladuras y la seguridad del personal laboral». El presidente de Aerocas también anunció que agotarán el plazo de 30 días hábiles para presentar ante Fomento «un recurso de alzada para la reanudación de las obras», y adelantó que cabe la posibilidad de que mientras se presenta el recurso de alzada Fomento ordene reanudar las obras.

Carlos Fabra explicó que Aerocas acata «pero no comparte» la decisión de Fomento, mientras que el subdelegado del Gobierno en Castellón, Juan María Calles, instó a «desdramatizar la situación porque lo que no quiere Fomento es paralizar las obras en curso si no que se ejecutan dentro de la ley».

Los técnicos consultados ayer por ABC aseguran que el coste diario de la paralización de estas obras ronda los 300.000 euros, un sobrecoste que, una vez concluidas las obras, será el Consejo de Administración de Aerocas quien decida dónde se repercutirá.

En este sentido, Carlos Fabra señaló que las empresas concesionarias Avertis, que asume un 5% de la inversión, o Cajamadrid, que asume el 15%, siguen interesadas en la infraestructura a pesar de la paralización de sus obras.

El ansia paralizante de Zapatero

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, también se refirió ayer a la paralización de las obras y explicó que el Gobierno de Zapatero tiene un «ansia desaforada por paralizarlo todo en la Comunidad». Camps indicó que ya pasó con lo que tenía que ejecutar el Gobierno socialista (trasvase del Ebro, Júcar-Vinalopó...) «y ahora también con lo que no han de ejecutar ellos y donde no han de gastar ni un euro, como es el caso del aeropuerto».

Camps explicó que esta nueva «demostración» de las divergencias de Zapatero con la Comunidad Valenciana, que calificó como «doble salto mortal», ya tuvieron respuesta en las últimas encuestas, «que mostraban que el 74% de los valencianos rechazaban las políticas de Zapatero en la Comunidad».

Para el presidente autonómico valenciano, «nos encontramos ante el Gobierno más incomprensible, incoherente y alejado de la necesidad y de la realidad económica, política y social de la Comunidad Valenciana».

El jefe del Consell adelantó que su Ejecutivo va a tratar por todos los medios que «no se paralicen las obras del aeropuerto de Castellón y vamos a trabajar para que eso no sea así».