Vista panorámica del municipio alicantino de La Romana
Vista panorámica del municipio alicantino de La Romana - AYUNTAMIENTO
Alicante

El PP denuncia «adoctrinamiento» a bebés de 0 a 3 años: el castellano segunda lengua escolar en La Romana

PSOE y EU cambian el reglamento de la Escuela Municipal Infantil en esta localidad de 2.400 habitantes

ALICANTEActualizado:

El Ayuntamiento de La Romana (Alicante) -gobernado por PSPV-PSOE y Esquerra Unida (EU)- ha relegado al castellano como segunda lengua en la Escuela Municipal Infantil para los bebés y niños de 0 a 3 años para dar prioridad al valenciano, según un acuerdo aprobado en la última sesión plenaria con los votos en contra de la oposición del PP.

El portavoz de los populares, Manuel Hernández, ha lamentado que el alcalde socialista «haya tomado la senda de los nacionalistas catalanes y valencianos en el adoctrinamiento a bebés sin contar con la voluntad de los padres». Reiteran su respaldo al aprendizaje de valenciano y castellano en las escuelas públicas «pero siempre en igualdad de condiciones, conforme a la ley y a los deseos de las familias para la educación de sus hijos».

El alcalde, Nelson Romero (PSPV-PSOE)
El alcalde, Nelson Romero (PSPV-PSOE)- AYUNTAMIENTO

Los concejales de esta formación en este municipio de 2.400 habitantes han denunciado el «desprecio del PSPV y de EU al castellano y a la libertad de elección de las familias» al obligar a que los niños reciban las «primeras enseñanzas en valenciano». Los seis votos sumados de socialistas y la formación de izquierdas valieron frente a los cinco del PP para aplicar una modificación en el reglamento de este servicio municipal para primar la enseñanza de la lengua vernácula y dejar el castellano «como segunda», según reza el cambio normativo.

«Inconstitucional»

«Es un atropello a la Constitución y a las leyes autonómicas que obligan a que castellano y valenciano tengan la categoría de cooficiales y puedan coexistir en igualdad de condiciones», ha criticado el portavoz municipal popular, Manuel Hernández. Los populares sopesan tomar otras medidas para «impedir que la ley se vulnere en La Romana».

Hernández abunda en que es un «menosprecio» a los derechos de las familias castellanoparlantes del municipio, que «no han participado en el proceso de redacción de la ordenanza». Los populares entienden que el equipo de gobierno «copia de manera descarnada el proceso de inmersión lingüística a la catalana desde la más tierna infancia». El portavoz recuerda que «se trata de niños de cero a tres años», por tanto «muy vulnerables a cualquier estímulo que se les dé».