Una actividad organizada por Valencia Acull con inmigrantes
Una actividad organizada por Valencia Acull con inmigrantes - VALENCIA ACULL
Valencia

Acude a una comisaría a denunciar una agresión y la detienen para su expulsión a Honduras

La joven ya había huido de su país porque las maras asesinaron a su hermanos y otros familiares

VALENCIAActualizado:

Una mujer hondureña ha sido detenida y podría ser expulsada de España a raíz de haber acudido a una comisaría de la Policía Nacional -en Xirivella (Valencia)- para denunciar una agresión de la que había sido víctima a manos de un hombre. Según València Acull, llegó a Valencia hace "pocos meses, huyendo de la violencia de las maras de su país" y que "varios de sus familiares, incluido un hermano, han sido asesinados por estas bandas delincuenciales".

Fuentes de la Jefatura Superior han señalado a Europa Press que en ese caso se hizo lo que establece la legislación ante una persona en situación irregular en el país.

Según València Acull, sucedió el pasado 3 de mayo cuando una mujer hondureña y un amigo español acudieron a la Comisaría de Xirivella a denunciar las agresiones, insultos y amenazas que acababan de sufrir por parte del casero de él. Cuando empezaron a relatar lo sucedido, un agente les pidió la documentación.

De acuerdo con la versión de la entidad, la mujer "salió al coche a recoger la copia de su pasaporte y, al regresar, le estaban esperando los agentes de extranjería, que se la llevaron detenida a otras dependencias de comisaría, donde le incoaron el expediente de expulsión", mientras que su acompañante tuvo que acabar de presentar la denuncia.

El hombre, en su denuncia, relató que su casero le había recriminado que se había dejado una luz encendida y, al verle en compañía de la joven, le gritó "tira a esa puta vagabunda de aquí", según ha afirmado València Acull. El hombre, supuestamente, continuó insultándoles y decidieron encerrarse en el cuarto, hasta que el denunciado logró entrar.

Armado

La chica se le interpuso y el casero presuntamente la agarró y la empujó para quitarla de en medio. El casero salió de la habitación y regresó con dos cuchillos de grandes dimensiones, con los que comenzó a amenazarles y les gritó que se fueran del piso. Finalmente, ellos se marcharon directamente a la comisaría a poner una denuncia conjunta, ha explicado la organización.

La entidad ha recriminado en un comunicado que, "en lugar de atender como se debe a una mujer que acaba de sufrir la agresión de un hombre", la Policía "centró su preocupación en que la víctima no residía legalmente en España, la detuvo e inició su procedimiento de expulsión sin que ella pudiera formalizar la denuncia".

Con todo, considera "inadmisible" esa actuación porque defiende que "cualquier persona que haya sido víctima de un delito, independientemente de su situación administrativa, tiene el derecho a denunciar y recibir el amparo de las instituciones sin que los que supuestamente deben protegerla la intimiden y revictimicen".

"Especialmente resulta más reprobable este tipo de actitudes cuando se trata de mujeres que han sufrido violencia a manos de los hombres. Creemos que este modo de actuar propicia que las personas sin papeles teman denunciar los abusos que sufren y, consecuentemente, se fomenta la impunidad y que puedan incrementarse los casos de racismo y xenofobia", ha agregado.

Por todo ello, ha reclamado a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana que "tome las medidas precisas para que no se vuelvan a repetir situaciones como la de esta joven hondureña y se garantice el derecho de las personas migrantes para acceder sin ningún temor a la justicia".

Por su parte, fuentes de la Policía Nacional han apuntado que los agentes comprobaron que la mujer estaba en situación irregular y se hizo "lo que marca la Ley", es decir, incoar un expediente.