Un 12% de los lactantes sufre deformidades del cráneo por malas posturas de descanso

Un 12% de los lactantes sufre deformidades del cráneo por malas posturas de descanso

ABC|AVALENCIA
Actualizado:

Una experta alertó hoy de que el 12% de los lactantes sufre deformidades en el cráneo por posiciones de descanso inadecuadas. Alicia López, médico especialista en Rehabilitación que participa en el XIX Congreso de la Sociedad Valenciana de Medicina Física y Rehabilitación que se celebra hasta mañana en Valencia, explicó que las deformidades del cráneo en el niño, durante los primeros meses de vida, "han visto aumentada su incidencia de forma espectacular en los últimos 10-12 años".

El congreso, organizado por el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario La Fe de Valencia, reúne a los facultativos de esta especialidad de toda la Comunidad Valenciana para hacer una puesta al día de los temas científicos "más actuales y que despiertan más interés entre los profesionales".

La 'Plagiocefalia Postural o Posicional', un trastorno del cráneo caracterizado por el aplanamiento de la región occipital, "es un tema de gran actualidad dado el número creciente de niños que presentan este problema", aseguró la experta.

Este trastorno, "posiblemente debido a los cambios en la posición de descanso aplicada a todos los bebés, puede tener una gran importancia desde el punto de vista estético, lo cual puede causar una gran preocupación en los padres", indicó, y apuntó que la posición recomendada es la de decúbito supino "pero alternando la posición de la cabeza a uno y otro lado.

Respecto al diagnóstico, "es fundamentalmente clínico, por lo que en la mayoría de los casos no son necesarios estudios radiológicos", afirmó López. Así pues, si el niño tiene la cabeza redondeada al nacimiento, y, después de varias semanas o meses, tiene una deformidad con aplanamiento occipital, "debe hacerse el diagnóstico Plagiocefalia Posicional", advirtió.

En cuanto a las causas, la experta asegura que "existen muchos factores que contribuyen al desarrollo de estas deformidades". Aún así, aseguró que "se puede disminuir su gravedad mediante una atención cuidadosa y continua para cambiar los hábitos posicionales del niño mientras duerme".

El tratamiento es, pues, "escalonado y empieza con medidas posturales, fomentando que la cabeza del niño repose sobre las zonas no aplanadas, se continua con fisioterapia, mediante ejercicios de estiramiento de los músculos del cuello". En caso de que estas medidas no tengan éxito, en algunos supuestos, "el niño podrá necesitar una ortesis de remodelado craneal".

De todas formas, la experta subrayó que con el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado, "es posible la corrección de estas deformidades". En pacientes que empiezan el tratamiento entre los 5-7 meses de vida, la corrección tiene lugar en 2-3 meses", precisó, e incidió en que resulta también "muy importante una actitud de alerta por parte de los padres para detectar estas deformidades lo antes posible".