El IVI ofrece un tratamiento que permite tener hijos sanos a enfermos de SIDA

Casi mil pacientes ya se han sometido a este tratamiento «relativamente sencillo»

valencia Actualizado:

El Instituto Valenciano de la Infertilidad (IVI) ofrece un tratamiento que permite tener hijos sanos a las personas infectadas por el virus del Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) o por el de la Hepatatitis C.

En declaraciones a EFE, el director del laboratorio de Andrología y del banco de semen del IVI, Nicolás Garrido, ha reconocido que casi mil pacientes ya se han sometido a este tratamiento «relativamente sencillo», cuyo objetivo es purificar el semen de partículas infecciosas para utilizarlo en la reproducción asistida.

El eyaculado del paciente infectado por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) o por Hepatitis C se analiza para limpiar los espermatozoides móviles «y evitar al máximo la posibilidad de que otras partículas que existan en el semen puedan infectar la muestra».

Esta práctica garantiza «al cien por cien» la seguridad de que el futuro bebé nacerá libre de estas enfermedades, sin que ninguno de sus padres le haya transferido este tipo de infecciones porque «una vez que se ha lavado el semen, la mitad se congela y la otra se analiza para confirmar la ausencia de partículas virales».

«En el momento en que se tienen los resultados, la mitad de la muestra que había sido congelada es la que se podrá utilizar con toda seguridad en las técnicas de reproducción asistida, igual que cualquier otra pareja que acude al IVI por problemas de infertilidad», ha apuntado.

Este tratamiento está dirigido tanto a parejas serodiscordantes, en las que el hombre está infectado y la mujer no, como a parejas en la que ambos miembros son seropositivos, aunque en este último caso sólo se pueden admitir «mujeres que cumplen una serie de condiciones respecto al control de la enfermedad».

Garrido ha advertido que «aquellas parejas serodiscordantes que intenten tener descendencia mediante el uso de la práctica sexual sin ningún tipo de protección corren un riesgo de contagio tanto para la pareja como para el futuro bebé».

Uno de los pacientes que se ha sometido a este tratamiento de lavado de semen, Luis Vañó, ha comentado a EFE que acudió al IVI «hace cinco años y medio» cuando acordó con su pareja tener descendencia «con un riesgo cero» de que el bebé se infectaría del VIH.

Vañó lo contrajo en la década de los años ochenta cuando se sometió a tratamientos de la hemofilia que estaban infectados con el virus del SIDA.

«Contactamos con el IVI e iniciamos todo el proceso de dar el semen para que lo limpiaran y dejaran libre del virus del VIH. Tuvimos la suerte de que mi mujer se quedó embarazada al primer intento y nació una niña. Nos fue muy bien la técnica empleada», ha concluido.