El diputado de ERC, Joan Tarda, y Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados
El diputado de ERC, Joan Tarda, y Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados - JAIME G.

ERC y el PDECat rebajan sus exigencias a Sánchez de cara a los presupuestos

«Que hagan un gesto, lo que sea pero que lo hagan», reclaman desde el independentismo

Quim Torra se queda solo rechazando frontalmente la tramitación de las cuentas públicas

BarcelonaActualizado:

«Que hagan un gesto, lo que sea pero que lo hagan». Esa frase expresada esta semana por una exconsejera del gabinete de Carles Puigdemont, hoy encarcelada, resume a la perfección el enfoque que el independentismo empieza a aplicar en la cuestión de los Presupuestos Generales del Estado. No se quiere dejar caer al Ejecutivo de Pedro Sánchez por miedo al auge de Vox. No obstante, piden un gesto suficientemente contundente como para que no sea interpretado como una traición desde las facciones más radicalizadas del secesionismo.

En estos momentos es ERC la formación independentista que lidera ese giro paulatino, centrado en dejar de pedir cuestiones concretas, como la puesta en libertad de los dirigentes secesionistas presos o la celebración de un referéndum de «autodeterminación» en Cataluña para pedir «gestos, propuestas, concreciones» indeterminadas. Ayer el vicepresidente catalán, el republicano Pere Aragonès, apostó por crear una «mesa de negociación» bilateral para negociar las cuentas y, a la vez, resolver el conflicto político con Cataluña. Hoy, el mismo Aragonès ha apostado por pedir a Sánchez que actúe en las causas abiertas contra alcaldes catalanes que participaron en la organización del referéndum ilegal del 1-O.

El PDECat también hace pasos en la dirección de encarar un «sí» del soberanismo a las cuentas de Sánchez, aunque de momento impera el discurso que apuesta por no ofrecer un «cheque en blanco» al Gobierno exigiendo que antes se haga una oferta específica para solventar el conflicto catalán. Así las cosas, los neoconvergentes apuestan por pedir «concreciones». «Siempre hemos dicho que la posición cambiará si el señor Sánchez se comprometiera a una mesa de diálogo o a un diálogo franco con propuestas concretas para Cataluña», expuso este martes el presidente del PDECat, David Bonvehí.

Este miércoles ha sido el propio Quim Torra quien ha dado su versión sobre el viraje que escenifica el independentismo, aunque con mayores reticencias que sus compañeros de causa. Así las cosas, el presidente catalán ha abogado desde Barcelona a favor de que los grupos independentistas en el Congreso rechacen la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) si antes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ofrece una «solución política» a Cataluña. «Seguimos en el 'no' a los Presupuestos y en el 'no' a la tramitación de los Presupuestos», ha zanjado el presidente catalán, cada vez más solo en la estrategia de bloqueo que dicta Puigdemont desde Bélgica.