Una de las urnas de la exposición
Una de las urnas de la exposición - URNES.CAT

Torra gasta 29.000 euros en una exposición con 55 urnas del 1-O

La muestra denuncia el cumplimiento de la legalidad el día del referéndum de 2017

BarcelonaActualizado:

La Generalitat de Cataluña en manos de Quim Torra no se ha puesto límites a la hora de promocionar el secesionismo y tampoco tiene impedimentos en asumir el coste económico de una exposición que denuncia la aplicación de la ley el 1 de octubre de 2017. «55 urnas por la libertad» es una obra colectiva de diversos artistas, diseñadores o, entre otros, fotógrafos y periodistas que se ha expuesto en Barcelona, Perpiñán (Francia) y Bruselas (Bélgica), ciudad en la que se presentó por primera vez en junio de 2018.

Básicamente, la exposición consiste en exhibir 55 urnas utilizadas el día del referéndum ilegal de 2017 tuneadas a gusto de los artistas, todos de sensibilidad independentista, para «reivindicar la libertad». A coste, claro, de la Consejería de Cultura. En total, 28.744,89 euros para que las urnas se exhiban en Barcelona. Así consta en una respuesta parlamentaria que firma la consejera Laura Borràs, a una pregunta del PSC, según publicó el Boletín Oficial del Parlamento de Cataluña (BOPC) este viernes.

La exposición que estuvo en Bruselas fue inaugurada por los exconsejeros fugados de la Justicia española Lluís Puig, Toni Comín y Meritxell Serret, y también asistió Oriol Sànchez, hijo de Jordi Sànchez, en prisión preventiva acusado de rebelión por el Tribunal Supremo. De Bruselas, la muestra se trasladó a Perpiñán y ahí asistió Quim Torra, presidente de la Generalitat, que también fue recibido por el alcalde de la ciudad francesa, Jean -Marc Pujol. Poco después, entre el 1 de octubre y el 25 de noviembre de 2018, se exhibió en el centro Arts Santa Mónica de Barcelona. El coste de los dos meses son los casi 29.000 euros. La idea de la Generalitat es que las 55 urnas sigan «un trayecto amplio por diversas ciudades catalanas», asegura Borràs.

Para la consejera de Cultura, el coste de esta exposición «se ha reducido al máximo» y en los casi 29.000 euros no entran los gastos destinados a la producción, ya que, asegura, «este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración desinteresada» de los autores. Fina Duran y Esteve Sabeny, en tanto que miembros del comisionado de la exposición, cobraron 2.000 euros; el diseño de la muestra supuso 1.500 euros más; el diseño gráfico: 2.000; el montaje y desmontaje: 7.658,81 euros; la documentación: 2.227,75 euros; el folleto: 4.053,78 euros; las actividades complementarias -no detalladas en la respuesta parlamentaria de Borràs-: 6.576 euros; y el servicio de atención a las vistas guiadas: 2.728, 55 euros.