Una imagen de la cabecera de la manifestación
Una imagen de la cabecera de la manifestación - REUTERS

El soberanismo sale a la calle en contra del juicio del «procés»

Decenas de miles de personas llenan el centro de Barcelona con llamamientos a recomponer la unidad del independentismo

BarcelonaActualizado:

En una época de división estratégica en el independentismo, la oposición al juicio en el Tribunal Supremo contra los líderes secesionistas y la movilización callejera es lo único que aglutina a un movimiento desorientado.

Decenas de miles de personas, en una de las movilizaciones más importantes llevadas a cabo nunca por el secesionismo -al margen de las manis de las sucesivas "diadas"- han ocupado el centro de Barcelona para reclamar que la "autodeterminación no es un delito". La Guardia Urnana de Barcelona ha cifrado la asistencia en 200.000 personas. La organización habla de medio millón.

Convocados por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, la marcha ha llenado prácticamente dos kilómetros de la Gran Vía, entre la plaza de España y la de la Universidad, en una convocatoria que, de hecho, solo es es prólogo de las siguientes que vendrán. De manera notoria, la huelga general convocada para el próximo jueves, y posteriormente la manifestación independentista en Madrid

A la marcha, ha acudido prácticamente el gobierno catalán en pleno, y en ella, la presidenta de la ANC, Elsisenda Paluzie, ha llamado a usar la movilización generada por la oposición al juicio de los presos para seguir avanzando hacia la consecución de la república catalana.

"Este juicio contra la democracia representa una derrota colectiva del Estado español", ha aseverado el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, que ha lamentado la "irresponsabilidad" que, a su entender, ha cometido el Gobierno de Pedro Sánchez al renunciar al diálogo para solventar el conflicto catalán.

"Apelamos a todos los demócratas españoles para que no cedan ante la extrema derecha. No permitáis que los intolerantes se apoderen de la política y las instituciones", ha recalcado.

Aunque ha censurado su papel al frente del Ejecutivo en los últimos meses, el activista, emplazado a Sánchez a ser "valiente" y a aprovechar el tiempo que le queda en la Moncloa para "instar a la Abogacía del Estado para que retire mentiras y acusaciones".

Por su parte, Paluzie ha insistido en que "votar y defender el derecho a la autodeterminación no es un delito", y ha confiado en que el "golpe" que pretende asestar el Estado a los independentistas "se les volverá como un bumerán"

Los manifestantes, ataviados con banderas "estelades" y lazos amarillos, alzan carteles, algunos en inglés, con lemas como "nos juzgan a todos", "libertad presos políticos" o "queremos nuestro gobierno en casa y libre". También, de manera recurrente, llamamientos a la unidad estratégica. Participan en la misma todos los partidos y entidades independentistas, pero también los "comunes" a través de la presidenta del partido, Jessica Albiach.