Messi, recibiendo la Cruz de Sant Jordi de manos de Quim Torra, hoy
Messi, recibiendo la Cruz de Sant Jordi de manos de Quim Torra, hoy - EFE

El secesionismo convierte la entrega de las Cruces de Sant Jordi en un alegato en favor de los líderes del 1-O

Gritos de «¡libertad, presos políticos!» en un acto institucional con la presencia de Messi y Montilla

BarcelonaActualizado:

Nuevo aquelarre independentista en la entrega de las Cruces de Sant Jordi que otorga la Generalitat de Cataluña. El acto de este año, celebrado esta tarde en Barcelona, ha tenido un claro contenido político en defensa de los líderes secesionistas del procés y cuyo evento ha finalizado al grito de «¡libertad, presos políticos!».

Entre los premiados (28 personas y 15 entidades) con la Cruz de Sant Jordi, Lionel Messi, jugador del F. C. Barcelona y su estrella, que ha sido premiado por los valores de «humildad y honestidad» que encarna, en opinión de la Generalitat, y por su aportación al futuro mayor centro de oncología pediátrica de Europa.

El gobierno catalán no ha tenido en cuenta su condena por fraude fiscal y sí el reconocimiento como «el mejor futbolista de todos los tiempos», y por representar valores como «el aprendizaje, la creatividad, el sentido de equipo y el respeto», así como por su donación al Hospital San Juan de Dios para la construcción del Pediatric Cancer Center.

«No estamos todos»

Más allá del premio a Messi, el acto institucional se ha caracterizado por el uso partidista que el secesionismo ha vuelto hacer de un evento de la Generalitat. Las intervenciones de Núria Picas y Juste de Nin, que han hablado en nombre de los premiados, y del presidente autonómico, Quim Torra, han hecho referencia explícita a los presos acusados de rebelión que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo: «No estamos todos».

Al acto han asistido, además de Messi (que no ha cantado Els Segadors ni ha aplaudido el grito final en defensa de los «presos políticos»), José Montilla, expresidente de la Generalitat, representantes de los comunes en el Parlamento catalán y, entre otros, miembros del gobierno catalán, como el vicepresidente, Pere Aragonès.

El acto ha finalizado con el canto de Els Segadors y tras el himno de Cataluña el auditorio ha coreado el lema «¡libertad, presos políticos!» en paralelo a los aplausos habituales, que Torra y el resto de autoridades de la Generalitat han seguido y acompañado.