Roger Torrent, en un pleno del Parlamento de Cataluña
Roger Torrent, en un pleno del Parlamento de Cataluña - INÉS BAUCELLS

CataluñaEl «rodillo independentista» impide que el Parlament investigue los supuestos casos de espionaje político

JpC, ERC y la CUP fuerzan la retirada del orden del día del pleno la creación de una comisión de investigación por el posible espionaje de los Mossos d'Esquadra a políticos y periodistas

BARCELONAActualizado:

La mayoría independentista ha evitado, este jueves, que el Parlamento de Cataluña debata si es necesario crear una comisión de investigación « sobre el espionaje a periodistas y políticos por parte del Govern de la Generalitat» durante la pasada legislatura. Pese a que la posible creación de la comisión de investigación estaba en el orden del día del pleno parlamentario, que se celebra hoy y mañana, JpC, ERC y la CUP han forzado su retirada en la Mesa y en la Junta de Portavoces, que se han reunido antes del inicio del pleno.

Poco después, en la primera votación del pleno, ha petición de Ciudadanos, el PSC y el PP, se ha votado el intento de inclusión de la propuesta en el orden del día pero la medida ha sido rechazada por la mayoría independentista, por 70 votos a 65. Así, el Parlamento catalán no investigará de momento el supuesto espionaje político por parte de los Mossos d'Esquadra.

Los tres grupos independentistas han argumentado en las reuniones de la Junta de Portavoces y la Mesa, según fuentes parlamentarias, que no sabían que hoy se iba a votar sobre la creación de una comisión de investigación y que, por lo tanto, no habían podido presentar enmiendas. Además, la portavoz de la CUP, Natàlia Sànchez, ha indicado -poc antes de la votación- que el acuerdo para este pleno era que cada grupo político presentara una propuesta de resolución y esta de la investigación está pedida por cuatro grupos, que ya han presentado otras en solitario.

«Flagrante vulneración de los derechos»

Los grupos de la oposición, sin embargo, han mostrado su rechazo, tanto en las reuniones de la Mesa y la Junta de Portavoces como al inicio del pleno, y han criticado «el rodillo independentista», que decide lo que se puede y lo que no se puede debatir en el Parlamento catalán, en su opinión.

Carlos Carrizosa (Cs) han indicado que la decisión de los grupos independentistas supone una «flagrante vulneración de los derechos de los diputados» y supone, desde su punto de vista, «un peligrosísimo precedente» ya que se podrá «suprimir» por «motivos políticos» cualquier punto de un orden del día.

Por su parte, Assumpta Escarp (PSC) ha asegurado que «los argumentos» esgrimidos por JpC, ERC y la CUP «no convencen a nadie» y ha lamentado que este tipo de vetos se produzcan en un día como el de hoy, que es el Día Internacional de la Libertad de Prensa.

Finalmente, Alejandro Fernández (PP) y Elisenda Alamany (Catalunya en Comú) también han señalado que las formas de la mayoría independentista no corresponde con las de un parlamento «serio». «Es muy cutre, muy cutre», ha añadido Alamany.