El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont - EFE

Puigdemont niega que haya una fuga de empresas en Cataluña por el soberanismo

Asegura que la fuga de empresas fue mayor en Madrid que en Cataluña

BARCELONAActualizado:

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha negado hoy que en Cataluña haya una «fuga de empresas» por culpa del proceso soberanista, una idea que ha tildado de «falsa».

Durante el acto de presentación de la Memoria Económica de Cataluña, que elabora el Consejo General de Cámaras de Cataluña, el presidente catalán ha salido así al paso de esta tesis, avalada esta semana por la patronal Foment del Treball, que opinó que el soberanismo ha alejado inversiones y empresas de Cataluña.

El presidente catalán ha asegurado que Cataluña perdió en 2015 un total de 815 domicilios fiscales, el 0,32 % del total de empresas con asalariados, y que en la Comunidad de Madrid -«donde no me consta que haya un proceso soberanista», ha dicho- se perdieron un total de 1.035, el 0,50 % del total, por lo que ha concluido: «Hubo mucha más fuga de empresas en Madrid que en Cataluña».

En esta línea, ha lamentado que, «a veces», con una «cierta» o bien con una «querida ligereza», se propague esta «falacia», que no ayuda «a generar un clima de confianza» que sí que tienen las inversiones extranjeras.

Por otra parte, Puigdemont ha destacado la «robustez» de la economía catalana, si bien ha llamado a no caer en la «complacencia», y ha reivindicado la dinámica positiva de la economía catalana pese a las dificultades externas y las de «orden interno», ha asegurado en alusión a los obstáculos que, a su juicio, pone el Estado.

En esta línea, ha asegurado que la Generalitat ha tenido que reducir su gasto un 13,7 % entre 2010 y 2015 y que, por el contrario, la administración central lo ha elevado un 4,2 % en ese mismo período, y ha denunciado que el Gobierno lleva dos años y medio permitiendo que el sistema de financiación de las comunidades siga «caducado».

A pesar de celebrar que se haya desencallado la construcción del nuevo acceso sur ferroviario del Puerto de Barcelona, ha asegurado que el balance de inversiones del Estado en infraestructuras en Cataluña continúa siendo «desproporcionado».

Pese a todas estas dificultades, ha asegurado Puigdemont, los datos de la economía catalana en términos de PIB o bien de tasa de desempleo son mejores que los de la media española.