Enric Vives en un acto en 2010
Enric Vives en un acto en 2010 - REUTERS

La particular campaña electoral del Arzobispo de la Seu d'Urgell

Moseñor Joan-Enric Vives ha publicado tres cartas dominicales seguidas resaltando la importancia de votar

BarcelonaActualizado:

El arzobispo de la Seu d'Urgell (Lérida) y co-príncipe de Andorra, Joan-Enric Vives, ha tomado a lo largo de las últimas semanas un papel particular en materia política. El prelado ha publicado tres cartas dominicales prácticamente seguidas en las que resalta la importancia de que los cristianos participen en las citas electorales, especialmente las elecciones europeas del próximo domingo. Lo ha hecho sin posicionarse a favor de ningún candidato, aunque sus inclinaciones nacionalistas son «vox populi».

«Hay que trabajar por una primavera de la política y salir de la insatisfacción», ha resaltado Vives en su última misiva, titulada «la participación de los cristianos en la política (II)». No en vano, la última glosa dominical es la continuación de otra que publicó el pasado 5 de mayo. «Os animo a informaros bien, a no votar solo por emotividad o atendiendo a polémicas», apuntó hace entonces. También pidió a los feligreses que votaran a los candidatos menos «contrapuestos» con los valores cristianos.

«En Cataluña todo se complica aún más, y parece que cuesta cambiar el rumbo de la confrontación y encaminarnos hacia el diálogo real y la participación de todas las sensibilidades en el bien común que nos debe unir en proyectos de justicia, de servicio, de solidaridad y de paz social», resumió Vives en su serie de cartas dominicales-electorales que justificó en la intensa sucesión de citas con las urnas que han tenido que encarar sus feligreses, tanto en Andorra, donde se celebraron elecciones al Parlamento, como en España.

Clero nacionalista

En la implicación de Vives en cuestiones políticas sobrevuela unan cierta aura de sospecha por sus claras convicciones nacionalistas. No en vano, son conocidas las simpatías que despierta en los sectores más catalanista de la Iglesia en el Principado. No en vano, forma parte del grupo de obispos más significados a favor del «procès», encabezado por el obispo de Solsona, Xavier Novell, quien votó en el 1-O. Vives incluso sonó como «sucesor natural» del anterior arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, también catalanista. No obstante, se impuso el criterio del papa Francisco, quien designó a un nada politizado Juan José Omella.