Foto de familia de los nuevos consejeros del Gobierno catalán - INÉS BAUCELLS

Los nuevos consejeros de la Generalitat prometen sus cargos sin aludir al Rey ni a la Constitución

Puigdemont pide «lealtad» a su nuevo Ejecutivo

BARCELONAActualizado:

Los trece nuevos consejeros del gobierno de la Generalitat que preside Joan Puigdemont han tomado posesión esta mañana con el acto de promesa de sus cargos. Al igual que hiciera el propio Puigdemont, ninguno de los trece nuevos «consellers» han aludido ni al Rey ni a la Constitución al aceptar sus cargos, en un acto celebrado en el Salón Sant Jordi de la Genealitat. La fórmula empleada, sin embargo, no es nueva. Es la misma que utilizó el Ejecutivo de Artur Mas en 2012.

Uno a uno, los consellers han ido desfilando ante Puigdemont, que les ha preguntado: «¿Prometéis cumplir fielmente, de acuerdo con la ley, las obligaciones del cargo que asumís al servicio de Cataluña y con lealtad al presidente de Cataluña?». «Sí, lo prometo», han respondido todos. Incluso el republicano Oriol Junqueras, el nuevo vicepresidente y titular del Departamento de Economíay Hacienda, ha olvidado por un monento sus profundas convicciones religiosas -días atrás hasta aludió al Papa para aninar al pacto de investidura entre Junts pel Sí y la CUP- y no ha optado por jurar el cargo.

El acto de hoy viene precedido por la polémica jurídica abierta en torno a la legalidad de la promesa del cargo que hizo Puigdemmont el pasado martes, obviando al Rey y a la Constitución. La Abogacía del Estado estudia desde entonces si ha lugar a impugnar la toma de posesión del nuevo presidente catalán por no ser acorde a ley. Algunas de las voces de juristas que han opinado estos días alegan que la legislación al respecto, la LOREG y el Real Decreto 707/1979, sólo obliga a asumir el cargo con la fórmula de acatamiento al rey y a la Carta Magna a los cargos electos -diputados y concejales- y no a los cargos públicos desginados, como el presidente de una comunidada autónoma o un consejero, para cuya toma de posesión no hay una ley específica.

Más allá de este debate jurídico, tras la toma de posesión del nuevo gobierno catalá, Puigdemont ha dirigido unas breves palabras a los «consellers». «Habéis aguantado bien el tipo, con dignidad, dando la cara, en unas condiciones que a cualquier otro le habrían tumbado de espaldas».

A sus nuevos «consellers», con los que esta mañana celebrará su primera reunión de gobierno, Puigdemont les pidió «lealtad», que «no renuncien a nada» y que hagan las cosas «el máximo de bien». «Estoy seguro de que sois conscientes del encargo que os hace el país, el pueblo catalán», afirmó el nuevo president.

Estos son los nuevos miembros del gobierno de la Generalitat que integran un Ejecutivo con siete «consellers» propuestos por Convergència y otros seis, por ERC y dividido en tres grandes áreas que lideran Oriol Junqueras (Económica), Neus Munté (Social) y Raül Romeva (institucional). Éste último, exICV y candidato número uno a las elecciones del 27-S por Junts pel Sí, ostenta el cargo de conseller de Asuntos Exteriores, un departamento que por primera vez adquiere el rango de consejería.

El nuevo gobierno de la Generalitat, lo integran:

Carles Puigdemont, presidente

Oriol Junqueras i Vies, titular del Departamento de Economía y Hacienda y Vicepresidente del Govern

Neus Munté i Fernández, consellera de la Presidencia

Raül Romeva i Rueda, conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia

Meritxell Borràs i Solé, consellera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda

Meritxell Ruiz i Isern, consellera de Enseñanza

Antoni Comín i Oliveres, conseller de Salud

Jordi Jané i Guasch, conseller de Interior

Josep Rull i Andreu, conseller de Territorio y Sostenibilidad

Santi Vila i Vicente, conseller de Cultura

Carles Mundó i Blanch, conseller de Justicia

Dolors Bassa i Coll, consellera de Treball, Asuntos Sociales y Familias

Jordi Baiget i Cantons, conseller de Empresa y Conocimiento

Meritxell Serret i Aleu, consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación