El nuevo arzobispo de Tarragona, Joan Planellas
El nuevo arzobispo de Tarragona, Joan Planellas - ABC

El nuevo arzobispo de Tarragona, con los presos: «Es un drama»

Joan Planellas afirma que siguiendo la Doctrina Social de la Iglesia, Cataluña tiene derecho a la «autodeterminación»

BarcelonaActualizado:

El clero catalán sigue haciendo gestos de simpatía hacia los líderes independentistas presos por su implicación en el referéndum ilegal del 1 de octubre. El último en hacer pasos en esta dirección ha sido el recién nombrado arzobispo de Tarragona, Joan Planellas. «Es un drama que políticos pacíficos estén en prisión», aseguró ayer el prelado. «Si me preguntan si se deberían indultar a estos políticos, yo voy más allá: tendríamos que sabernos perdonar, todos, los unos y los otros. Porque también del otro lado hay gente que se ha sentido muy herida, porque hay una realidad que no se ha de obviar», afirmó el arzobispo Planellas en una entrevista publicada ayer en el diario «El Punt Avui».

El recién nombrado arzobispo exhortó a la sociedad catalana a perdonarse insistentemente. «Si hace falta lo pediré de rodillas», aseveró. Las declaraciones del prelado ponen una vez más de manifiesto el respaldo que algunos altos responsables de la Iglesia en Cataluña ofrecen al «derecho a la autodeterminación» que reclaman para sí los independentistas.

En este sentido, Planellas recordó que el clero catalán se ha pronunciado de forma oficial a favor de la celebración de una consulta en la comunidad autónoma a través de documentos eclesiales como el que lleva por título «Al servicio de nuestro pueblo» y que fue publicado en 2011. En dicho texto, la Conferencia Episcopal Tarraconense, que reúne a los obispos catalanes, reconocía la «personalidad y hechos nacionales propios de Cataluña».

Según Planellas, este escrito justificaba la «autodeterminación» de Cataluña basándose en la Doctrina Social de la Iglesia. «Los pasos siguientes no los tiene que hacer la Iglesia, les toca a los políticos, a la democracia. En este punto yo solo puedo decir que lamento la falta de diálogo que ha habido para decidir cómo tiramos adelante», resumió Planellas.

El discurso del nuevo obispo, quien también opina que la herida de la Guerra Civil está «a medio curar», cuenta con el respaldo de amplios sectores de la Iglesia en el Principado. No en vano, son varios los obispos que han manifestado su apoyo al movimiento independentista en sucesivas declaraciones y cartas pastorales que en algunas ocasiones han generado discrepancias entre los feligreses catalanes.

Un obispo de «estelada»

Josep Planellas (64 años) llegó a la archidiócesis de Tarragona desde Gerona para sustituir a monseñor Jaume Pujol, quien dejó el cargo al cumplir los 75 años –tal y como marca el derecho canónico– y después de haber calificado de «mal momento» un caso de abusos. Hasta ahora, Planellas había sido párroco en Jafre (Gerona). Allí protagonizó una sonada polémica en 2013 al permitir que los feligreses colgaran de lo alto del campanario una bandera independentista e hizo repicar las campanas coincidiendo con la Diada del 11 de septiembre.

Esta decisión, que justificó en su intención de cumplir las peticiones de sus fieles, indignó a una vecina de la localidad: la esposa del dramaturgo y activista anti-nacionalista Albert Boadella, Dolors Caminal. Ésta denunció el caso, lo cual obligó a Planellas a afirmar que puso la estelada «porque el pueblo la pidió». «Y yo no puedo ir contra el pueblo», añadió. Ahora, dice respaldar la distensión, aunque no ha dudado en aprovechar una de sus primeras entrevistas para reivindicar su adhesión al «procés».