Artur Mas y Carles Puigdemont
Artur Mas y Carles Puigdemont - EFE

Mas acusa a la CUP de aliarse con quienes le querían «cortar el cuello»

«Yo era el personaje más perseguido de los poderes del Estado. Me querían, no literalmente, cortar el cuello. ¿Y qué alianza encontraron en Cataluña?»

MadridActualizado:

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha acusado a la mitad de la CUP de haberse aliado con los poderes del Estado que le querían «cortar el cuello» y haber conseguido juntos que no volviera a ser el jefe del Ejecutivo catalán.

«Yo era el personaje más perseguido de los poderes del Estado. Me querían, no literalmente, cortar el cuello. ¿Y qué alianza encontraron en Cataluña? La alianza que encontraron fue la mitad de la CUP», ha criticado en una entrevista de El Punt Avui Televisió, en la que también participa el presidente Carles Puigdemont, y que se emitirá a las 22.15 horas de este sábado.

Mas habla de la mitad de la CUP porque el partido se mostró dividido sobre si tenía que seguir como presidente, y muestra su perplejidad porque los anticapitalistas se hayan aliado contra los poderes contra los que precisamente dicen luchar: «Son cosas curiosas».

La diputada de la CUP Anna Gabriel fue una de las principales detractoras de que Mas fuera presidente y éste critica que, mientras ella sigue con el acta de diputada, él ha renunciado en beneficio del proceso soberanista.

«Anna Gabriel ha demostrado más ganas de tener cargo que yo mismo. Aquellos que presumen de no querer cargos, a la hora de la verdad están más enganchados al cargo que aquellos que somos vistos como que no los queremos dejar», reflexiona.

Mas ha dicho que el pacto de gobernabilidad entre JpS y la CUP, que supuso se renuncia al cargo, obliga a los anticapitalistas a votar siempre en el sentido de JpS cuando «la estabilidad del Govern esté en riesgo».

Según la lectura que hace el presidente del pacto, esto obliga a la CUP a aprobar los Presupuestos de 2016 que la Generalitat presente en las próximas semanas: «La CUP está a prueba de su palabra, que no es poca cosa».

El presidente afirma que si su renuncia debe valer para alguna cosa es para que haya esta estabilidad hasta el final de la legislatura y avisa de que tiene muy presente el pacto que firmaron JpS y la CUP: «Yo llevo el acuerdo siempre encima».