Un acto independentista en un colegio catalán
Un acto independentista en un colegio catalán - ABC

Un instituto de Barcelona para las clases y envía a los alumnos al patio por el juicio

«Es por una buena causa», les dijeron los docentes antes de protestar ante el centro

Esther Armora
BarcelonaActualizado:

Algunos profesores del instituto público de Lliçà d’Amunt (Barcelona) obligaron a sus alumnos el martes, coincidiendo con el inicio de las sesiones del juicio del 1-0, a «bajar al patio unos minutos y abandonar las aulas para poder secundar ellos una protesta solidaria con los procesados». Así lo han denunciado a este diario dos madres de este instituto, cuyos hijos tuvieron que estar «unos quince minutos en el patio sin clase». Fuentes próximas al centro también lo han corroborado.

«La profesora dijo a los alumnos de la clase de mi hijo que le habían dado la opción de hacerlo y que era por una buena causa, por un acto de justicia política», explica una de las denunciantes. La concentración, que no secundaron todos los profesores, duró, según las familias, unos diez minutos, aunque «se tardó mucho más en reemprender las clases, ya que entre que suben y bajan los alumnos del patio y se recupera el hilo fueron casi 20 minutos». «Si querían protestar que hubeiran buscado sustitutos. Mi hijo no tiene por qué paralizar las clases, aunque sea por unos minutos», protesta la madre, que dice estar convencida de que «pasó lo mismo en otros muchos institutos».

Otra de las madres con la que ABC ha contactado asegura que «el acto de ayer fue una muestra más de que en este centro se traspasan algunas líneas peligrosas». La mujer, que prefiere mantenerse en el anonimato, relata que su hijo, uno de los 700 alumnos de este instituto, «se ha quejado al llegar a casa en varias ocasiones de que se le dan puyitas políticas en clase». «Un día les estaban explicando su derecho a ir a la huelga y en ese contexto el profesor les comentó en tono jocoso que si iban se exponían a que los corrieran a porrazos, en una clara alusión a las cargas policiales del 1-0», dice la madre.

Portavoces de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), entidad a la que ha elevado su denuncia una de las madres, censura la iniciativa del centro, que considera «una muestra de como menores de edad son manipulados para participar en un acto político con total impunidad». Se da la circunstancia de que la AEB ya denunció a finales de 2018 ante el Defensor del Pueblo que uno de los profesores de este centro lucía en su correo profesional un lazo amarillo. «¿Tiene algo que decir la consejería de Enseñanza o el Ministerio cuando un profesor difunde su posicionamiento político en su e-mail profesional?» se pregunta en un tuit la AEB.

La misma entidad se responde: «Pues nada, porque la propia ministra Celaá dice que es inconstitucional intervenir y así vivimos en Cataluña». Tras la denuncia de la entidad, la directora del centro emitió un comunicado, con sello del departamento de Enseñanza, en el que apuntaba que lucir ese símbolo político en un correo profesional era «libertad de expresión». El comunicado, consultado por ABC, concluía que «no se ha producido ninguna actuación del profesor que sea susceptible de sanción».

Pruebas aplazadas

Por otro lado, 75.132 alumnos catalanes arrancaron ayer las pruebas de competencias básicas de cuarto de ESO, unas pruebas que, tal y como avanzó ABC, debían iniciarse el martes y, por orden de la Generalitat, fueron aplazadas para no coincidir con la huelga convocada por el Sindicat d’Estudiants en solidaridad con los presos.