La nueva presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín - INÉS BAUCELLS | Vídeo: EP

El independentismo certifica su fractura con una «sociovergencia» en la Diputación de Barcelona

Junts per Catalunya mantiene su pacto con el PSC para hacerse con el control de una institución con más de 900 millones de euros de presupuesto

ERC se ha mostrado muy molesta con el acuerdo y la ANC ha convocado manifestaciones en contra de los pactos con «el 155»

BarcelonaActualizado:

Una institución habitualmente discreta y anodina como la Diputación de Barcelona lleva una semana en el punto de mira del movimiento independentista. ¿El motivo? El acuerdo alcanzado entre Junts per Catalunya y el PSC para que los de Puigdemont cedan el control de esta corporación con más de 900 millones de euros de presupuesto a los socialistas. El pleno celebrado este jueves la Diputación ha certificado el acuerdo, así como la profundidad de la herida que este ha abierto en el seno del movimiento secesionista.

Mientras en el interior de la sede de la Diputación neoconvergentes y socialistas votaban juntos para investir a la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín (PSC), como nueva presidenta del ente, en la calle cientos de activistas independentistas protestaban con insistencia por un acuerdo que consideran «de vergüenza». Tanto en las calles como en las instituciones el acuerdo PSC-Junts (una «sociovergencia» según la jerga política catalana) ha levantado ampollas. «Hemos tocado fondo», reconoció esta semana la dirigente de Junts per Catalunya Elsa Artadi al ser preguntada sobre la unidad independentista tras el pacto.

ERC ha abanderado las críticas a esta fórmula que asegura la presencia institucional de la antigua Convergència en un momento de retroceso electoral. No en vano, afirman que «blanquea» a una formación «del 155». Por su parte, en Waterloo Carles Puigdemont se ha mantenido en silencio mientras en Barcelona su circulo más cercano defendía el acuerdo. «La unidad estratégica del independentismo debe mantenerse los 365 días del año en cualquier situación e institución. Esto significa en la Diputación pero también en los ayuntamientos», recalcó el portavoz Eduard Pujol al afirmar que si los republicanos querían evitar el pacto en la Diputación debían recular en sus acuerdos con los socialistas en pueblos y ciudades de toda la comunidad.

Manifestación independentista ante la Diputación
Manifestación independentista ante la Diputación - ABC

Grieta entre Jpc, ERC y ANC

Más allá de las preciadas sillas en Diputación de Barcelona este caso ha evidenciado la profunda grieta que divide el movimiento independentista y que no solo atañe a ERC y Junts per Catalunya -cuyas relaciones se han envenenado entre campañas electorales y discrepancias entre Puigdemont y Junqueras- sino que también ha distanciado a los partidos de su electorado. Buena muestra de ello es la estampa vivida hoy en las puertas de la corporación, en pleno centro de Barcelona. Allí, decenas de «indepes» han abucheado insistentemente a los diputados independentistas auspiciados por la ANC. Una imagen inimaginable hace menos de un año.

Núria Marín: «Juntos en lo que nos une»

La nueva presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín, ha pedido este jueves no renunciar a diálogo para resolver los conflictos en los «tiempos difíciles que vivimos», y ha llamado a los grupos a trabajar «juntos» en este espacio municipalista. «El mejor servicio que podemos hacer todos a nuestro país es evitar que aquello que nos separa nos impida trabajar en aquello que nos une», ha afirmado Marín tras ser proclamada presidenta de la Diputación con los votos neoconvergentes y socialistas. «No todos los que formamos parte de este plenario pensamos lo mismo, pero sí que hablamos el mismo lenguaje, el del municipalismo», ha añadido.