El independentismo ha celebrado tres consultas y unas elecciones supuestamente «plebiscitarias» en los últimos años. eEn la imagen, una mujer votando durante el proceso participativo del 9-N
El independentismo ha celebrado tres consultas y unas elecciones supuestamente «plebiscitarias» en los últimos años. eEn la imagen, una mujer votando durante el proceso participativo del 9-N - INÉS BAUCELLS

El independentismo apuesta por un nuevo «referéndum» en Cataluña

El expresidente de la ANC Jordi Sánchez pide acordar un «referéndum de autodeterminación» con el Estado

Ayer, la entidad aseguró que pedir al Estado cualquier cosa que no sea una consulta sería una «traición»

BARCELONAActualizado:

Consulta. Elecciones. Consulta. Elecciones. Ese es el bucle infinito del que el independentismo catalán parece ser incapaz de salir desde hace años. Ahora es el expresidente de la otrora todopoderosa Assemblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, quien vuelve a abogar por la celebración de un referéndum de secesión en la comunidad desde la cárcel de Soto del Real en la que está preso de forma preventiva.

En una entrevista con Catalunya Ràdio difundida hoy, el líder independentista responde al dilema que centra el debate interno del soberanismo catalán en estos momentos: ¿Impulsar un pacto con el Estado a la espera de que este admita un referéndum vinculante o poner la directa y empezar a redactar su propia constitución catalana? Jordi Sánchez se sale por la tangente.

«Ni siquiera la independencia unilateral puede ser concebida como alternativa al diálogo»

«Pacto para acordar el referéndum de autodeterminación, ganarlo, y, posteriormente, Constitución catalana. Lo importante es no perder el norte, y, si es necesario rehacer caminos para encontrar otros nuevos, que sean transitables, no debemos dudar», ha señalado el líder de la principal entidad independentista, hoy preso en Madrid acusado de sedición por su papel en los días posteriores al referéndum ilegal del 1-O.

«Agujero negro»

Sánchez asevera que «no hay alternativa al diálogo». Asimismo, reconoce que una «Declaración Unilateral de Independencia» -opción que aparece de forma recurrente en el debate interno del independentismo- no puede ser una «alternativa» a la negociación con el Estado. «Ni siquiera la DUI puede ser concebida como alternativa al diálogo, pero, en cualquier caso, la DUI requiere unas condiciones de que hoy no disponemos», ha apuntado antes de reconocer que, cuando el Gobierno se niega a negociar, «genera un agujero negro que nos atrapa a todos».

La tesis de Sánchez se suma a la expresa ayer por la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, quien advirtió al Govern de la Generalitat de que vería como una «traición» que negocie con el ejecutivo español otra cosa que no sea un referéndum, al tiempo que lamentó la falta de una «estrategia compartida» entre los partidos independentistas.