Arrimadas, junto a diputados y miembros de Cs, durante su paseo por Vic - EFE

Gritos, insultos y abucheos contra Arrimadas en su visita a Vic

La candidata de Cs por Barcelona denuncia la «dictadura ideológica» existente en Cataluña y reivindica a la formación naranja como garantía de «libertad»

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nuevo acoso de un grupo de independentistas a Ciudadanos en Cataluña. La candidata de la formación naranja por Barcelona, Inés Arrimadas, acudió este jueves al mediodía a Vic (Barcelona), uno de los grandes feudos separatistas, y sufrió el acoso de decenas de personas, que no dejaron de abuchearla e increparla durante su paseo por el centro de esta localidad barcelonesa.

En plena plaza Mayor, ante balcones repletos de «esteladas», lazos amarillos y carteles reivindicativos, Arrimadas pretendía lanzar un mensaje de «defensa a la libertad, la igualdad y la unión». Yaunque la nutrida comitiva de la formación naranja –entre los que estaban el portavoz en el Parlament, Carlos Carrizosa, y los miembros de su lista José María Espejo-Saavedra y Carina Mejías– acabó prácticamente rodeada de personas que les insultaban, la candidata pudo denunciar de forma clara la «dictadura ideológica que significa el separatismo en tantos municipios de España».

«¿Os imagináis lo que es ser constitucionalista y vivir en un municipio como este?», se cuestionó Arrimadas. Mientras los activistas le proferían insultos, ella les recordó que en Vic el 22% de los vecinos votan a partidos constitucionalistas, a pesar de que el independentismo quiera «imponer su relato y su ideología». Así, a modo de ejemplo, lamentó que la plaza Mayor esté abarrotada de propaganda separatista y recordó que el Ayuntamiento de Vic llegó a instalar altavoces con proclamas independentistas.

«Defender la libertad»

«No vamos a renunciar ni a un palmo de nuestra tierra, ni a un municipio de nuestro país. Vamos a ir a defender la libertad hasta el último rincón de España», aseguró la candidata y líder de la oposición en Cataluña, mientras le gritaban «fuera, fuera», «fascista», «mentirosa» o incluso se oían gritos en favor de Terra Lliure. Durante su intervención, lamentó que Cs tenga que liderar esta causa ante la inacción del gobierno de Pedro Sánchez.

En esta línea, Arrimadas reiteró que «este país no se merece estar dirigido por aquellos fascistas que agreden e insultan y que quieren echar de determinados pueblos a los constitucionalistas». Así, hizo referencia a su visita hace unos meses a Amer –la localidad gerundense de donde procede Carles Puigdemont y en la que tras su acto los separatistas limpiaron con lejía–, y criticó que el PSOE y Podemos hayan llegado a cuestionar que Ciudadanos va a provocar en sus actos, recordando los episodios de hace unos meses en Alsasua o la pasada semana en Rentería.

«Aunque nos amenacéis de muerte y nos agredáis, aunque ataquéis nuestras sedes y tengamos que llevar escolta cada día. Somos la voz de millones de ciudadanos y jamás conseguiréis callarnos», resumió poco después Arrimadas en su cuenta de Twitter. Cs prevé precisamente un acto de campaña este domingo en Torroella de Montgrí (Gerona), territorio hostil para la formación naranja en la que el pasado enero, en una visita que acabó cargada de tensión un concejal de Blanes (Gerona) resultó herido por manifestantes independentistas.