La consejera de Cultura, Laura Borràs
La consejera de Cultura, Laura Borràs - Efe

La Generalitat reclama ahora documentos del Archivo Militar de Ávila y del de la Corona de Aragón

La consejera de Cultura Laura Borràs, asegura que aún quedan 30.000 documentos del Archivo de Salamanca pendientes de retornar a Cataluña

BarcelonaActualizado:

La consejera de Cultura de la Generalitat, Laura Borràs, ha asegurado este jueves que el Archivo de Salamanca «sigue teniendo unos 30.000 folios cuya reclamación ha sido aprobada por la Generalitat» pero que está pendiente de resolverse en el Tribunal Supremo (TS) por un recurso interpuesto por el exministro de Educación, Cultura y Deportes Íñigo Méndez de Vigo (PP).

«Todavía esperamos que el TS se pronuncie, pero ya entendemos que tiene mucho trabajo intentando cuadrar el círculo de la rebelión y la sedición», ha dicho en el pleno del Parlament en respuesta a una interpelación de JxCat. Según Borràs, la Generalitat no ha dejado de recibir solicitudes de reclamación y ha cifrado en 1,48 millones los folios devueltos a Cataluña desde el Archivo General de la Guerra Civil Española: «Las cifras son estremecedoras, nos hablan de un expolio colosal», ha dicho.

Borràs ha ido más allá y, además de los documentos de Salamanca, reclama también la plena restitución de todos los fondos archivísticos que fueron expoliados a la institución como «botines de guerra». En este sentido, Borràs ha explicado que, en la reunión del mes de octubre del año pasado con el Ministro de Cultura, reclamó también cerca de 4.500 hojas y unas 200 fotografías y planos pertenecientes a la Generalitat republicana, depositados en el Archivo General Militar de Ávila, y la ejecución de la disposición adicional decimotercera del Estatuto de Autonomía de Cataluña, según la cual «los fondos propios de Cataluña situados en el Archivo de la Corona de Aragón se integran en el sistema de archivos de Cataluña».

En realidad, la demanda de los papeles de Ávila no es nueva y se remonta a 2015, cuando el gobierno catalán reclamó al entonces ministro de Defensa, Pedro Morenés, la restitución de los legajos catalanes que fueron confiscados por la Gestapo en junio de 1940 en París.

Borràs ha anunciado asimismo que el Departamento de Cultura, a través de la Dirección General del Patrimonio Cultural, ha requerido por carta esta semana la convocatoria de la comisión Gobierno-Generalitat, que no se reúne desde marzo de 2017, para, ha dicho, desatascar la negociación sobre el retorno de los Papeles de Salamanca.

En este sentido, ha criticado el «manifiesto surrealista» impulsado por la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca contra el retorno de los documentos, y ha reprochado al candidato del PP a la Alcaldía de Barcelona, Josep Bou, que lo haya firmado. «Se trata de restituir por dignidad una documentación que pertenece al pueblo y a sus instituciones», ha sentenciado, y ha negado la cantidad de documentación que la entidad salmantina afirma que se ha trasladado a Cataluña.

Ha reconocido, eso sí, que no han logrado contactar con los propietarios de unos 59.000 documentos, pero ha garantizado que el Govern «no escatimará ningún esfuerzo» para hacer efectiva su restitución. Según cifras de la Generalitat, entre los años 2006 y 2014 han regresado a Cataluña, procedentes de Salamanca, 1.480.000 folios, 1674 cajas, además de 900 libros, 10 carteles, 3 mapas y dos banderas. El 96% de los fondos devueltos, ha dicho Borràs, ya han sido restituidos a sus propietarios.