Imagen de la reunión de Torra con su equipo para diseñar la ofensiva
Imagen de la reunión de Torra con su equipo para diseñar la ofensiva - EFE

La Generalitat lanza otra campaña de desprestigio contra el Estado por el «espionaje» a sus embajadas

Torra pide la dimisión del ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell

BarcelonaActualizado:

Las informaciones acerca del seguimiento hecho desde las embajadas españolas de las actividades que realizan las delegaciones de la Generalitat de Cataluña en el exterior han indignado al presidente catalán, Quim Torra. «Se han pasado de frenada», ha afirmado este miércoles desde el Parlament al pedir la dimisión del ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell. A continuación, se ha reunido de urgencia con su entorno más cercano para consensuar un nuevo envite al Estado.

Tras el pleno que ha tenido lugar hoy en la cámara catalana Torra se ha citado con su vicepresidente Pere Aragonés, con la consejera de la Presidencia y portavoz, Meritxell Budó, y con el consejero de Acción Exterior, Alfred Bosch, para diseñar una respuesta ante el supuesto caso de «espionaje» contra las delegaciones del Govern en el exterior instigado, según el independentismo, por el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

El nuevo envite al Estado pasaría por dirigir una «carta» a las cancillerías europeas e internacionales exponiendo su preocupación por el caso. «El espionaje político, la persecución de las opiniones y las ideologías no deberían tener lugar en una democracia europea. Este caso es un paso más en la deriva represiva del Estado español y un nuevo ejemplo de las formas autoritarias de un ministro que ahora quiere ser el máximo responsable de la diplomacia y la seguridad común europeas», ha afirmado la Generalitat en un comunicado que da pistas de cómo será su próxima campaña contra la imagen de España en el exterior.

Berlín, Ginebra y Londres

Según han apuntado desde el gobierno catalán, la carta irá firmada por el propio Quim Torra y por su consejero de Acción Exterior. «También se ha acordado presentar las alegaciones pertinentes contra la petición de medidas cautelares que ha hecho el Estado español con el objetivo de detener la actividad de las delegaciones de la Generalitat en Berlín, Ginebra y Londres», ha añadido el ejecutivo autonómico en una breve nota a la prensa.