Quim Torra y el vicepresidente Pere Aragonès esta semana en el Parlament
Quim Torra y el vicepresidente Pere Aragonès esta semana en el Parlament - EFE

La Generalitat activa el «plan B» ante el fracaso de los presupuestos de Torra

El «no» de la oposición obligará a hacer modificaciones normativas y ampliar partidas vía decreto

«Hay grupos que actúan con una hipocresía política muy grande», aseveran desde el ejecutivo catalán

BarcelonaActualizado:

El contundente «no» a los presupuestos de Quim Torra expresado esta semana de forma unánime por la oposición ha forzado a la Generalitat a elaborar un «plan B» para evitar recortes en la administración catalana en pleno ciclo electoral. «Pondremos en marcha un plan de contingencia para garantizar la prestación de los servicios públicos durante la prórroga presupuestaria», ha afirmado este viernes el vicepresidente y consejero de Economía, Pere Aragonès (ERC).

Según detallan desde el ejecutivo catalán, si finalmente no se aprueban las cuentas para el 2019 harán falta 1.260 millones de euros para dar continuidad a las actuaciones realizadas hasta ahora. La batería de medidas para articular esta salida financiera requerirá modificaciones normativas y que el Parlamento aprobara la ampliación de las partidas con «créditos presupuestarios», gestiones que según han explicado fuentes del Govern a ABC no tendrán ningún coste financiero. El vicepresidente también ha avanzado que además de la actualización de las partidas se modificará la Ley de Finanzas Públicas de Cataluña para elevar el techo de gasto autorizado en este período.

Entre los compromisos de gasto urgente que se deben atender, el vicepresidente ha citado el pago de la renta garantizada de ciudadanía, la financiación de los médicos que se han incorporado recientemente al Instituto Catalán de la Salud para evitar nuevas huelgas o el retorno a los funcionarios del porcentaje de la paga extra de 2013 acordado con los sindicatos de la Función Pública. Fuera de estas medidas a salvar han quedado otras promesas del gobierno catalán que sin presupuestos, resultan inviables. Entre estas, recuperar la participación de la Generalitat en la financiación de algunos servicios públicos o el desarrollo de programas sociales y educativos, como las escuelas «inclusivas».

Presión a la oposición

Desde el gobierno catalán apuntan que este «plan de contingencia» se presentará de forma inminente en el Parlament. Asimismo, en el departamento que dirige Aragonès dan por hecho su aprobación, aunque las fuerzas que respaldan al Govern -Junts per Catalunya y ERC- no tienen una mayoría suficiente en la cámara catalana. A pesar de ello, han reconocido que es altamente probable que la oposición aprube la propuesta «por responsabilidad», respaldando de forma indirecta medidas que rechazaron al descartar su apoyo a las cuentas del ejecutivo autonómico. En este sentido, el vicepresidente catalán ha arremetido contra los grupos parlamentarios de la oposición que se han negado a negociar los presupuestos o se han levantado de la mesa después de meses de conversaciones -como hicieron los Comunes-. «Hay grupos que actúan con una hipocresía política muy grande», ha remachado Aragonès.