Teresa Giménez Barbat - AGENDA EUROPEA

Furtivos

«No voy a recibir a más independentistas, así vengan con el sonso y la gamba roja en el anzuelo»

Teresa Giménez Barbat
Actualizado:

El martes pasado, un grupo de eurodiputados catalanes nos reunimos con el director de Pesca y Asuntos Marítimos de la Generalitat, Sergi Tudela (como diría Dolça Catalunya: «Pase por el catalanizador de apellidos, por favor»), que nos había solicitado el encuentro previamente por encontrarse ese día en Bruselas.

El objetivo de la reunión era exponer el punto de vista de su departamento sobre la propuesta legislativa presentada por la Comisión Europea relativa al establecimiento de un plan plurianual para las pesquerías de demersales en el Mediterráneo Occidental, de gran interés para el sector pesquero catalán.

Bien, aunque mis simpatías por el gobierno de la Generalitat de los últimos años son del todo conocidas, mi disposición a colaborar en temas técnicos y de gestión real de los problemas de mis conciudadanos es absoluta. Distingo perfectamente entre nacionalistas/independentistas y Cataluña. Mi única línea roja en esa reunión iba a ser si el señor Tudela lucía o no el insultante lacito amarillo que proclama «en cuanto podamos, volveremos a la carga». Y no, no lo lucía. La reunión fue como la seda; de hecho, podría haber sido el inicio de una colaboración fructífera. Lamentablemente, al poco me enteré por la prensa de que el señor Tudela, junto con eurodiputados presentes en la reunión, se veía en el interior del Parlamento con Meritxell Serret, huida de la Justicia española tras haber participado en el intento de golpe de Estado contra catalanes como yo. Al parecer, no era la pesca, ni las cofradías de pescadores, ni los nuevos sistemas de autogestión, tan modélicos, al parecer, a pesar de la desconfianza del Gobierno español, lo que le había traído a Bruselas. La reunión había sido un pretexto.

Lo siento, y esto es una información para el sector pesquero catalán: no voy a recibir a más independentistas, así vengan con el sonso y la gamba roja en el anzuelo. El interés del señor Tudela no era el sector pesquero catalán, sino cantarle una jota a Meritxell de cualquier manera. Y esta diputada ya no fía ni se fía.

Teresa Giménez BarbatTeresa Giménez Barbat