Los dirigentes independentistas en una foto reciente tomada en la prisión de Estremera
Los dirigentes independentistas en una foto reciente tomada en la prisión de Estremera - ABC

Así es la «huelga de hambre» de los presos independentistas

Jordi Sànchez, Jordi Turull, Joaquim Forn y Josep Rull llevan varios días sin comer para tratar de presionar al Tribunal Constitucional

Según ha explicado hoy Turull, los presos en «huelga» deben compartir mesa con sus compañeros mientras comen e ingieren algunos líquidos como café

BarcelonaActualizado:

Pollo y canelones: ese fue el primer menú al que debieron renunciar Jordi Sànchez y Jordi Turull al iniciar su huelga de hambre. «Fue una autentica prueba de fuego», ha confesado este miércoles el propio Turull después de reconocer que esta era «la mejor comida del mes». El exconsejero de Carles Puigdemont y Jordi Sànchez (expresidente de la ANC) dicen llevar desde el sábado sin comer. A ellos se les unieron los exconsejeros Joquim Forn y Josep Rull hace unos días.

Según ha relatado Turull en una entrevista escrita con Rac-1, los presos en huelga son obligados a sentarse al lado de sus compañeros mientras estos comen. «Tengo que estar en el comedor. Y luego ayudar a recoger. Si quiero tener un vis a vis más al mes y dos llamadas más debo hacer servicios comunitarios», ha detallado el exconsejero de Presidencia, preso, como Junqueras y otros dirigentes secesionsitas por organizar el referéndum ilegal del 1-O.

Líquidos, café y suero

«Sólo tomo líquidos y un suero. Este suero tiene sales minerales y glucosa. Me hacen tomar un sobre de estos mezclado con un litro de agua. También me dejan tomar café. Me dicen que me ponga azúcar, pero, francamente, nunca me ha gustado con azúcar y no me pongo», añade el exconsejero, quien lleva en la prisión de Lledoners (Barcelona) desde el pasado mes de julio.

«No se puede improvisar»

El exconsejero también revela que a él y a varios de sus compañeros de presidio se les ocurrió la idea de hacer ayuno para presionar a los tribunales cuando estaban presos en Estremera y Soto del Real (Madrid). Sin embargo, decidieron documentarse y dejarlo para más adelante. «No se puede improvisar. Pero hace unas semanas, hablándolo con Jordi Sánchez recuperamos la idea», ha señalado antes de insistir que se toman «en serio» su protesta.