EFE
MWC 2019

El Rey, ante Torra y Colau: «España es una democracia plena y sólida»

Don Felipe resalta la «fortaleza política y económica» del país ante el presidente de la Generalitat y la alcaldesa de Barcelona

BarcelonaActualizado:

Su Majestad el Rey Don Felipe ha reivindicado hoy la solidez de la democracia española durante la cena oficial de inauguración del Mobile World Congress que empieza mañana. Don Felipe, ante el presidente de la Generalitat, Quim Torra, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau -ambos asistieron a la cena pero no al besamanos previo-, los ministros Calviño, Batet y Duque, así como representantes de la industria, ha recordado que en 2018 España celebró el 40 aniversario de la Constitución, cuyo «amplio consenso» tanto en su elaboración como aprobación deben considerarse como un «éxito político«, extensible a todo el periodo de la «transición española»,

Frente al discurso que desde el independentismo trata de denigrar la imagen de España, cuestionando sus instituciones, más ahora en coincidencia con el juicio en el Tribunal Supremo a los líderes secesionistas, Don Felipe ha señalado que nuestro país se ha ganado por derecho propio ser considerada una de las 20 «democracias plenas» del mundo, con el nivel de prosperidad y calidad de vida más alto de toda su historia. «Hoy España disfruta de instituciones sólidas, fortaleza política y económica» ha añadido el Rey.

Con su presencia en la inauguración del MWC por séptimo año consecutivo, Don Felipe ha querido de nuevo mostrar su apoyo a un acontecimiento cuya continuidad en Barcelona se puso precisamente en cuestión el año pasado tras los acontecimientos políticos de otoño de 2017, tal y como ha reconocido la organización de un evento, que llegó a tener dos ciudades alternativas preparadas.

Igual que el año pasado, y aunque la alcaldesa y el presidente Torra no han participado en el besamanos, sí han saludado al Rey de manera informal en el encuentro previo a la cena.

En su intervención, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha recordado que hace dos años fue Carles Puigdemont el que participó en la cena de inauguración, dirigente fugado a Bélgica para huir de la acción de la Justicia, y a quien ha recordado «junto al resto de miembros de su gobierno que hoy no pueden estar aquí».

Fue prácticamente la única alusión política en una cena en la que el presidente catalán ahorró a los presentes sus habituales soflamas. Ada Colau por su parte ha apelado a aprovechar la tecnología móvil para ahondar en «valores republicanos» como la «libertad y la igualdad».

Mientras en el interior del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MANC) se celebraba la cena oficial, fuera medio millar de independentistas convocados por los CDR han tratado, sin éxito, de aproximarse al recinto ante la actuación de los Mossos.