Imagen del lazo amarillo objeto de la polémica
Imagen del lazo amarillo objeto de la polémica - ABC

Dañar lazos amarillos no es sancionable si no son bienes públicos

Fiscalía no ve delito pero sí conducta irregular en la identificación por parte de la policía local del grupo que pintó lazos en Tarsagona

Entre las personas identificadas en L'Ametlla estaba el periodista Arcadi Espada

BarcelonaActualizado:

Causar daños a un lazo amarillo no es una conducta sancionable siempre y cuando no se trate de un bien público. La Fiscalía ha archivado la investigación por las sanciones que policías locales L'Ametlla de Mar (Tarragona) impusieron a personas que este verano repintaron una estructura con forma de lazo amarillo, aunque les advierte que causar daños a ese tipo de símbolos no se debe multar si no son bien público.

En un decreto, el teniente fiscal de Cataluña Pedro Ariche acuerda el archivo de las diligencias que abrió por las identificaciones de L'Ametlla de Mar (Tarragona), así como por un tuit del alcalde de la población, Jordi Gaseni, en el que llamó "bichos" a las personas que repintaron el monumento del lazo amarillo, situado en una rotonda de la población.

Estos hechos se conocieron el pasado verano, cuando un grupo en el que se encontraba el periodista y escritor Arcadi Espada fue sancionado después de que la policía local les parase cuando estaban pintando de rojo un lazo amarillo en una rotonda de la localidad de L'Ametlla de Mar.

Para el ministerio público, pese a que no es delictivo, imponer sanciones a las personas que dañaron el monumento del lazo de L'Ametlla es una conducta "irregular", dado que ese símbolo no puede ser considerado un bien público puesto que "ni vino ordenado ni siquiera avalado" por el ayuntamiento.

Para la Fiscalía, al multar a las personas que repintaron el lazo metálico los policías locales "actuaron con una preocupante desatención a su deber de objetividad e imparcialidad en el ejercicio de las relevantes funciones que tienen asignadas".

En esa línea, advierte a los agentes que esa conducta "debiera ser desterrada como práctica habitual en el futuro" al resultar contraria, según la Fiscalía, a las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que exigen "neutralidad" a las autoridades y poderes públicos.

Para el ministerio público, la conducta de los agentes, "aún equivocada y seguramente motivada por un malentendido celo profesional, no debería perpetuarse ni servir de fundamento en el futuro al eventual dictado de resoluciones sancionadoras, por carecer las mismas de base objetiva".

El ministerio público, por otra parte, mantiene abierta por el momento la investigación que abrió por las identificaciones que los Mossos d'Esquadra hicieron a 14 personas que retiraban lazos amarillos del espacio público en los municipios tarraconenses de Móra la Nova, Tivissa y Vandellòs i l'Hospitalet de l'Infant, informa Efe.