Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente de la Generalitat (c), acompañado de sus abogados Cristobal Martell (i) y Javier Carrillo (d)
Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente de la Generalitat (c), acompañado de sus abogados Cristobal Martell (i) y Javier Carrillo (d) - EFE

Un constructor reconoce que pagó 400.000 a Pujol Ferrusola por asesorarle en una promoción de lujo en Ibiza

Dos testigos dicen en la Audiencia Nacional que el hijo mayor del expresident quería rebajar las calidades de las viviendas

/ MadridActualizado:

Un empresario de la construcción han declarado este martes al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que abonó 400.000 euros en comisiones a Jordi Pujol Ferrusola por su intermediación y asesoría para la venta de una promoción de lujo en Ibiza, bautizada como Life Marina Ibiza, según han asegurado fuentes presentes en la declaración.

El consejero delegado de la Promotora del Mediterráneo (Promomed), que ha declarado como testigo, ha asegurado que estos pagos se realizaron de forma «legal» y quedaron reflejados en un contrato firmado con el hijo mayor del expresidente de la Generalitat.

La implicación de Pujol Ferrusola en la construcción de 226 viviendas de lujo en el puerto deportivo de Ibiza fue más allá, ha precisado el testigo. Según su versión, el primogénito del expresidente de la Generalitat se implicó también en la gestión e intentó rebajar los gastos, escatimando en las calidades de las viviendas y en la inversión en el piso piloto que debían visitar los adinerados compradores, muchos de ellos de nacionalidad rusa, y en el que se invirtió más de un millón de euros.

El primogénito de los Pujol incluso llegó a abonar una entrada para la compra de una de las casas, que se vendieron por hasta dos millones de euros. Según los testigos, pagó 200.000 euros que terminó perdiendo cuando renunció a adquirir la vivienda. La versión de la UDEF es distinta: la policía asegura que el imputado recibió como compensación por sus servicios uno de los pisos.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 5 ha iniciado una nueva ronda de interrogatorios en la causa en la que investiga el presunto blanqueo de capitales orquestado por la familia Pujol que tendrá como punto álgido la comparecencia del expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol Soley y su mujer Marta Ferrusola Llados, prevista para mañana.

Durante esta primera jornada también ha prestado declaración, el presidente de Life Global Group, Sebastián Vives, otro de los inversores del Life Marina Ibiza. Tanto él como el directivo de Promomed han negado haber obtenido adjudicaciones de la Generalitat.

Por su parte, el director de Administración y Finanzas de FCC Construcción, José Ramón Ruiz, y el exdirectivo de Cedinsa, FranciscoJavier Vizcaíno, han declarado sobre otra promoción en la que también intermedió Pujol Ferrusola, la Torre Europa de L'Hospitalet de Llobregat.

Según las citadas fuentes esta inversión resultó ruinosa y la rebaja en los metros útiles previstos inicialmente en las viviendas acabó generando la pérdida de varios millones.

Desvanecimiento

Las comparecencias no han estado exentas de sobresaltos. Uno de los testigos, el representante de FCC Ramón Ruiz, ha sufrido un repentino desvanecimiento que ha obligado a detener su interrogatorio. El testigo, que se ha recuperado del desmayo en unos minutos, ha quedado citado de nuevo el próximo jueves.

De la Mata investiga el origen del patrimonio del primogénito de los Pujol y mantenía imputados, hasta el momento, a sus hermanos Pere y Josep, al considerar que el conjunto de la familia ha venido «orquestando durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar distintos negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios establecidos para conseguir el lavado de los activos conseguidos».