Manifestación a favor del catalán
Manifestación a favor del catalán - EFE

Un comentario en las redes sociales revela la agresiva política contra el castellano que hace la Generalitat

Un ciudadano critica en la red que un dependiente no lo atendió en español y el gobierno catalán actúa de «motu proprio»

BarcelonaActualizado:

Una encendida polémica sobre el uso del catalán y la persecución al castellano en negocios privados lleva días hirviendo en las redes sociales. ¿Su orígen? Un impactante mensaje que deja en evidencia el grado de implicación de ciertos organismos de la Generalitat en la cruzada que, desde hace años, protagoniza parte del nacionalismo contra la lengua castellana.

El pasado 17 de abril, un activista independentista colgó en Twitter un mensaje denunciando que en una tienda de comida preparada de Barcelona no fue atendido en catalán. «Cabrea mucho ir a una tienda donde siempre te han atendido en catalán y encontrarte que han cambiado la dependienta de golpe y esta, además de poner cara de sorpresa cuando le hablas en catalán, no te atiende en nuestra lengua. Esto es lo que me ha pasado en la tienda "Nostrum" del C. Padua de BCN», expresó este ciudadano anónimo en las redes sociales.

ABC
ABC

Aunque el internauta que colgó el mensaje criticando este negocio no etiquetó ni mencionó a ningún órgano de la Generalitat, la Dirección General de Política Lingüística del gobierno catalán no dudó en responder por cuenta propia. «Hemos visto el problema que ha expuesto. La Dirección General de Política Lingüística se pondrá en contacto con Nostrum para tratar del problema», señaló este organismo del gobierno catalán antes de proponerle poner una «queja».

«¿Cuántos latigazos?»

Este capítulo, que deja en evidencia cómo ciertos organismos del gobierno autonómico trabajan alineados con las facciones más ortodoxas del nacionalismo catalán, provocó airadas reacciones en las redes. Así las cosas, en los últimos días se ha sucedido una batería de acusaciones contra el Govern por trabajar como un cuerpo de «policía política». Varios internautas también ironizaron acerca de las consecuencias que podría tener este episodio para el negocio y la dependienta acusada de no hablar catalán. «¿Cuántos latigazos le vais a dar a la chica? ¿Será público?», señaló una internauta.