El presidente de la Generalitat, Quim Torra junto al padre abad, Octavi Vilà, este verano en Poblet
El presidente de la Generalitat, Quim Torra junto al padre abad, Octavi Vilà, este verano en Poblet - EFE

Nuevas voces en la Iglesia catalana critican las peticiones de pena a los independentistas presos

La hermandad del monasterio de Poblet descartan que Cataluña esté «fracturada» y niegan que la comunidad se un «Ulster»

Actualizado:

La Hermandad del Monasterio de Poblet (Tarragona), una agrupación de laicos ligada a una de las comunidades cistercenses más importantes de Cataluña, muestra su preocupación por el auge de la ultraderecha en toda Europa y por la situación política catalana, donde ven «completamente exageradas» las penas que se piden para los políticos independentistas presos.

En el editorial de la revista de la hermandad, «Poblet» -editada por un grupo ajeno a la comunidad de monjes- se opina que en Cataluña, pese a que la situación política «está lejos de normalizarse», «no puede hablarse de un país fracturado». «Los que lo piensen que visiten el Ulster para saber qué significa 'sociedad fracturada', y las divisiones que ahora hay no son más graves que las que puedan surgir de debates sobre aborto, eutanasia o matrimonio entre personas del mismo sexo», aclaran.

El editorial de la revista reconoce que «la política divide, ciertamente, porque la sociedad es plural y tiene puntos de vista diferentes, incluso en cuestiones radicales». «Lo que parece, sin embargo, un sentimiento ampliamente compartido que sobrepasa la normalidad social y crea un profundo malestar es la situación de los presos por decisiones políticas, en reclusión sin juicio desde hace muchos meses», defienden.

«A todo ello -agrega el editorial- se añade las peticiones de penas completamente exageradas y unas acusaciones que no se corresponden con lo que muchos han visto en la realidad». Los cistercienses de Poblet vuelven «a insistir en la necesidad del diálogo sincero y en el abandono de la vía judicial para resolver un conflicto político de primer orden», tal y como también han opinado reiteradamente los obispos de Cataluña. Sobre el auge de la ultraderecha en toda Europa, los monjes cistercienses advierten que «el fantasma del miedo sacude el mundo occidental en general y Europa en particular».

La comunidad monástica de Santa María de Poblet salió al paso de la polémica que despertó este editorial y en un comunicado remitido a la prensa señalaban que la mencionada revista «depende de la Hermandad de Poblet, no de la Comunidad monástica». «La Comunidad lamenta cualquier malentendido derivado de los editoriales o artículos publicados en la revista Poblet, que en ningún caso expresan la opinión de la Comunidad de monjes», agregaron los religiosos.