Pere Aragonès, hoy, durante su intervención en el rifirrafe con Carlos Carrizosa
Pere Aragonès, hoy, durante su intervención en el rifirrafe con Carlos Carrizosa - Ep

Carrizosa recuerda a Aragonès los gastos sociales en los que la Generalitat puede invertir los 4,9 millones del 9-N

Aragonès responde que la sentencia del Tribunal de Cuentas «no es firme», por lo que no asume que pedirá el dinero

Daniel Tercero
BarcelonaActualizado:

La sentencia del Tribunal de Cuentas (TdC) que condena a Artur Mas y al resto de líderes políticos de la consulta del 9-N de 2014 a pagar 4,9 millones de euros (más intereses) a la Generalitat de Cataluña ha sido motivo, este miércoles, para un nuevo rifirrafe en el Parlamento autonómico entre el vicepresidente catalán, Pere Aragonès (ERC), y el portavoz de Cs, Carlos Carrizosa. El diputado autonómico de la formación naranja ha reprochado a Aragonès que este no haya reclamado el ingreso del dinero a Mas para destinarlo a fines sociales.

En la sesión de control al gobierno catalán, Carrizosa ha listado las cosas que, desde la Generalitat, se puede hacer con los casi cinco millones de euros: «Se puede pagar a mas de 140 profesores de educación secundaria al año, 208 educadores de educación infantil, 926 plazas de guardería, 2.500 matrículas universitarias, 500 plazas residenciales de todo el día, 1.416 de atención diurna al año». Todo esto con un dinero que la sentencia del TdC establece debe reingresarse en las arcas de la Generalitat. «Ese dinero era dinero público, salió de las arcas de la Generalitat y ustedes como primera medida estrella de su gobierno renunciaron a reclamarlo», ha criticado Carrizosa.

Por su parte, Aragonès ha recordado que parte de la cantidad que el TdC le reclama a Mas se gastó en la compra de ordenadores para celebrar la consulta ilegal del 9-N y que, tras esta actividad, se entregaron a las escuelas. Alrededor de 7.000 ordenadores. Además, el vicepresidente autonómico ha indicado que el Gobierno de España se gastó unos 87 millones de euros en el operativo del 1-O: «¿Cuántas escuelas podríamos abrir? ¿Cuántas plazas concertadas podríamos establecer? ¿Cuántas líneas de ayuda podría hacer?». El lugarteniente de Quim Torra ha añadido que la magistrada del TdC, Margarita Mariscal de Gante, que ha redactado la sentencia fue ministra de José María Aznar: «¿Qué podemos esperar? Esta es la gran división de poderes que ustedes defienden?».

Mas y el resto de los condenados (hasta diez personas) anunciaron, tras conocer la sentencia, que recurrían la decisión del TdC, primero en apelación ante el propio tribunal, y luego, si fuera necesario, ante el Tribunal Supremo. Aragonès ha recordado, durante su intervención de hoy, que la sentencia «no es firme».