Benet Salellas y Eulàlia Reguant, diputados autonómicos de la CUP
Benet Salellas y Eulàlia Reguant, diputados autonómicos de la CUP - EFE

La CUP bloquea una declaración institucional del Parlamento de Cataluña contra el terrorismo de ETA

Vota en contra de una declaración con motivo del atentado de ETA en Hipercor y deja la iniciativa en declaración de la Junta de Portavoces

La formación antisistema lleva bloqueadas cinco «declaraciones institucionales» relacionadas con la condena del terrorismo

BARCELONAActualizado:

Suma y sigue. La CUP vuelve a bloquear (y van cinco) una declaración institucional del Parlamento de Cataluña condenando el terrorismo y en homenaje a las víctimas. En esta ocasión, el bloqueo institucional de la CUP repudiando a los terroristas de ETA por la masacre de Hipercor (Barcelona, 1987) queda en una declaración de la Junta de Portavoces.

En la reunión de portavoces del pasado 20 de junio, la CUP se opuso a que saliera adelante una declaración institucional de la cámara catalana -que necesita la unanimidad de los grupos parlamentarios- «con motivo de la conmemoración del 30 aniversario del atentado terrorista de Hipercor, en Barcelona» y, así, el texto quedó degradado solo a un acuerdo de la Junta de Portavoces -para el que solo es necesaria la mayoría de los grupos- «reiterando su enérgica condena y repulsa de este atentado».

El texto de la declaración señala, pese a no tener la conformidad de todos los grupos, que el Parlamento de Cataluña «rinde homenaje a todas las víctimas del terrorismo y expresa su compromiso permanente con todas las personas que han sido víctimas del terrorismo o que lo puedan ser en el futuro».

La declaración de la Junta de Portavoces recuerda que ETA asesinó a 21 personas el 19 de junio de 1987 con un coche bomba y dejó 45 heridos: «Este atentado, por su crueldad especialmente indiscriminada, suscitó una reacción ciudadana mayúscula y puso de relieve el rechazo masivo de los ciudadanos a cualquier forma de terrorismo».

Así, la masacre de ETA y el terrorismo en general, continúa el texto, «representa un ataque frontal a los valores democráticos esenciales, de paz y libertad, que fundamentan la convivencia y que son pilares básicos de la vida colectiva».

Rechazo a equiparar víctimas y verdugos

La propuesta de esta iniciativa fue de Ciudadanos, a la que se sumaron el resto de fuerzas menos la CUP: JpS, PSC, CSQP y el PP. Una propuesta que también indica que la cámara autonómica «rechaza cualquier intento de equiparación moral o política entre las víctimas y sus verdugos, y se compromete a actuar contra la legitimación política y social del terrorismo y contra los planteamientos que lleven a considerar que el terror puede ser un instrumento más de la acción política».

Por todo esto, «las fuerzas políticas que promueven esta declaración» muestran su solidaridad con las víctimas y se «comprometen a reforzar el marco institucional de convivencia pacífica y democrática» y poniendo en valor la dignidad de las víctimas.

Finalmente, la declaración de la Junta de Portavoces reconoce «la indiscutible tarea que llevan a cabo diariamente las asociaciones de víctimas del terrorismo en la asistencia a las personas y familias destrozadas por la violencia del terror», en defensa de la «memoria, dignidad, justicia, verdad y reparación integral de las víctimas» y muestra su confianza en los cuerpos y fuerzas de seguridad, así como en el Poder Judicial, que «velan para garantizar la paz y la justicia».