Artur Mas, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes
Artur Mas, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes - Efe

Artur Mas salva la casa gracias a la Caja de Solidaridad independentista

El expresidente catalán confirma que los condenados del 9-N recurrirán sentencia del Tribunal Cuentas

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Caixa de Solidaritat impulsada por entidades soberanistas ha pagado los 2 millones de euros pendientes para cubrir la condena impuesta por el Tribunal de Cuentas al expresidente de la Generalitat Artur Mas, los exconsellers Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau, y al exalto cargo Jordi Vilajoana por la organización del 9N.

Por su parte, tanto Mas como el resto de condendados han confirmado este viernes que recurrirán ante el Tribunal Supremo la sentencia firme del Tribunal de Cuentas por las que se les embargó sus bienes si no pagaban unas sanciones millonarias. En una rueda de prensa celebrada este mediodía en la que han participado varios de los condenados por el Tribunal de Cuentas, Artur Mas ha subrayado que no sólo recurrirán la sentencia ante el Tribunal Supremo, sino que piensan «agotar todos los recursos posibles» ante lo consideran «una injusticia manifiesta».

Según han informado en un comunicado, al hacer efectivo el pago de esta cantidad se evitará la ejecución del embargo de las propiedades de los acusados, que ya habían pagado 2,9 millones y que tenían sus pisos embargados, y cierran uno de los primeros episodios judiciales asumidos por esta caja solidaria, una «muestra clara, una más, de la represión» a la que están sometidos por querer votar sobre el futuro.

El Tribunal de Cuentas condenó a Mas y la cúpula de su Govern a pagar casi 4,9 millones, importe que consideró probado que fue el coste de organizar el 9-N. Mas está inhabilitado para ejercer cualquier cargo público hasta el 21 de febrero de 2020, Joana Ortega hasta el 19 de octubre de 2019, y Rigau ya cumplió su condena de inhabilitación, tras ser condenados por el TSJC.