Miembros de Arran protestando frente a una comisaría de los Mossos
Miembros de Arran protestando frente a una comisaría de los Mossos - EFE

Arran: independencia de los «Países Catalanes», socialismo y feminismo en dosis radicales

La cantera de la CUP actúa en la calle, controla algunos lugares, como la UAB, y defiende las acciones violentas

Actualizado:

Independentismo de los «Países Catalanes», socialismo y feminismo. Sin matices. Radicalmente. Incluso, con acciones violentas. Así se define Arran, la orgnización política radical vinculada a la CUP y considerada su rama juvenil.

Nacidos en julio de 2012, tras la fusión de Maulets y la CAJEI, principalmente, Arran tiene como estrategia «organizar y movilizar a toda la juventud independentista y revolucionaria» y ser la herramienta «aglutinadora útil para la juventud de todos los Países Catalanes en la lucha por la liberación nacional, social y de género».

La organización está formada por varios centenares de militantes, aunque algunas fuentes, cifran sus miembros activos en apenas 50 personas. Eso sí, radicales y que controlan algunos espacios públicos, como la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). «Nos vemos en las calles» es una de las frases más recurrentes de los diputados autonómicos de la CUP, que en su mayoría han pasado previamente por Arran (o por alguno de los grupúsculos previos).

La calle es el lugar más cómodo para los miembros de Arran, ya sea para asaltar la sede del PP catalán, para poner barricadas en la UAB o, verbigracia, para atacar un autobús turístico o pinchar las ruedas de las bicis para turistas en Barcelona.

Según Arran, su presencia activa se expande por Cataluña, la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares, principalmente, pero no descartan completar su actividad en el sur de Francia y la parte este de Aragón.

Estos jóvenes radicales están organizados en alrededor de 60 municipios y tienen su principal atractivo en actos y decisiones locales. Siguen la fórmula tan cacareada por los movimientos antiglobalización: «Actúa localmente (pueblos y ciudades) y piensa globalmente (Países Catalanes)».

Al igual que «sus mayores», Arran tiene actualmente un problema -menor, ciertamente, que en la CUP- a la hora de defender su triple objetivo (independencia, socialismo y feminismo). ¿Qué priorizar? En Arran hay partidarios de priorizar «la lucha social» a la «lucha nacional», y otros de darle más importancia a lo segundo.

Pero son matices que se quedan en los debates internos. Hacia fuera, no hay dicusión, tal y como queda reflejado en su programa oficial: «Independencia de los Países Catalanes para defendernos de los ataques de los Estados español y francés (...). Reivindicamos la necesidad de acabar con el sistema capitalista y su injusticia mundial (...). La lucha feminista contra la opresión personal y colectiva (...). Y también consideramos como propias la lucha ecologista (...), la lucha antifascista (...) y la solidaridad internacionalista».