Miembros de la dirección de la CUP en un acto electoral en Barcelona
Miembros de la dirección de la CUP en un acto electoral en Barcelona - EFE

La CUP acusa a Interior de querer infiltrar policías en su cúpula

La formación antisistema pide la comparecencia del ministro Fernando Grande-Marlaska del exministro Juan Ignacio Zoido

«Me ofrecieron 700 euros mensuales fijos si aceptaba colaborar con ellos», relata un activista que, supuestamente, habría sido tanteado por la Policía

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La CUP ha acusado hoy al Ministerio de Interior de tratar de «infiltrar» informadores en las entrañas de su dirección para recoger información sobre la organización del referéndum ilegal del 1-O durante los meses previos a dicha consulta ilegal. La formación también ha pedido la comparecencia en el Parlament del ministro Fernando Grande-Marlaska y de su predecesor, el popular Juan Ignacio Zoido.

«El caso (...) vuelve a poner de manifiesto las sistemáticas operaciones llevadas a cabo por la Cuerpo Nacional de Policía (CNP) dirigidas a monitorear, perseguir y hacer seguimiento de los movimientos sociales en Cataluña», ha afirmado el partido antisistema en un comunicado de prensa. La formación de Anna Gabriel ha hecho esta denuncia después de que el medio alternativo «La Directa» publicara este martes el testimonio de un activista de la izquierda radical que, presuntamente, habría sido tanteado por la Policía para servir de «infiltrado».

Según detalla el citado medio, un comisario de la Brigada Provincial de Información del CNP contactó con un miembro cercano a la dirección de la organización para ofrecerle dinero a cambio de información sobre el referéndum del 1-O. «Me ofrecieron 700 euros mensuales fijos si aceptaba colaborar con ellos y en caso de que lograra cualquier información sobre el referéndum se me pagaría una cantidad extra», relata el supuesto testimonio, de quien no se revela su identidad.

No es la primera vez que independentistas y constitucionalistas se acusan mutuamente de encubrir o protagonizar casos de espionaje a líderes y activistas. Sin ir más lejos, hace menos de un año el bloque independentista -también la CUP- bloqueó una comisión de investigación solicitada por toda la oposición para investigar supuestos espionajes a periodistas y políticos constitucionalistas.