Las chusmas de barrio, de Magdale
Las chusmas de barrio, de Magdale - ABC

El nuevo arte barcelonés y sus creadores

Muchos de los artistas que inundan la ciudad recurren al crowdfunding para publicar o sacar disco

BarcelonaActualizado:

Los artistas que inundan la ciudad, sus centros cívicos, sus talleres y espacios de coworking, así como sus galerías y restaurantes, utilizan las redes sociales y las aplicaciones como Spotify, para promover su trabajo y darse a conocer. Muchos recurren al crowdfunding para publicar o sacar disco. Están inspirados en el manga japonés, los juegos de videos y de rol, el realismo mágico latinoamericano, las artesanías del mundo, las religiones y filosofías de los pueblos originarios, la tradición oral, la brujería y el chamanismo, lo viejuno y auténtico, el zero waste, el reciclaje, la Permacultura y la bioconstrucción, así como la astrología.

En la música, lo de hoy son las canciones tradicionales, los cánticos, lenguas, técnicas o instrumentos casi desaparecidos o que se han transmitido de forma oral, y que los artistas recuperan e incorporan a nuevas composiciones. En la clásica, las creaciones también florecen; las antiguas, casi olvidadas, salen de nuevo a la luz, y sus intérpretes intentan llevarlas fuera de los recintos cerrados y elitistas, para tocar en festivales de rock, centros cívicos o en fiestas del barrio. «La música clásica no debe estar solo en lugares grandes, con entradas caras, como el Palau o el Auditorio», explica a este diario Laura Karney, gerente de eventos culturales. «Todavía puede tocar el corazón de la gente que tiene oportunidad de escucharla; en sitios como el Casal Can Travi, podemos llegar a personas que no suelen venir a conciertos clásicos», agrega la estadounidense que lleva más de 10 años viviedo en Barcelona.

James Rhodes y Sílvia Pérez Cruz son su más famosos impulsores. Además, hay que escuchar a Kurepí, New Tango Project, Aliyana, la compositora y cantante Laura Aguirre y su proyecto con el guitarrista Pablo Massera, el australiano Jacob Cordover, y su guitarra clásica, Lina León, el compositor José Galote, Pau Figueres, Basarab Orquesta y, por suerte, muchísimos más. ¿Dónde escucharla? En La Iguana, en la Oto Music House, en Guzzo; en centros cívicos, como La Sedeta o Urgell; en el Casal Can Travi o el conservatorio Bruc; así como en la serie de Youtube Sev & The City.

En la fotografía

Han vuelto las cámaras analógicas y los retratos del día a día que hicieron famoso a Robert Capa, Manuel Álvarez Bravo, Catalá Roca o Miserachs. Lo de Jeff Wall fue divertido, pero en la nueva fotografía no hace falta inventarse un mundo para que todo parezca surreal o posado. Teniendo un iPhone, importa más ser osado y tener un ojo avisado, que un equipo de miles de euros. Las temáticas del día a día y las historias personales le quitan el protagonismo al fotógrafo. Actualmente, hay una exposición en el centro Pati Llimona de esta nueva corriente: «Adentro: presos fotografien presos», poco que explicar, hay que verla para entender que lo real cuando es tan crudo toma un tinte mágico y surreal. Está curada por el Colectivo Photo, al que hay que seguirle la pista. El trabajo en Instagram del fotógrafo Roman Le es otro claro ejemplo (@romanle).

Aunque de la gastronomía ya se ha hablado mucho, pues actualmente acapara todos los reflectores; sin embargo, es importante mencionarla porque ha servido de inspiración. Primero Instagram se inundó de platos, después fueron llegando lo tímidos de Pinterest a enseñar sus creaciones de bordado, cerámica, diseño interior, moda, ilustración y más. Platos de antaño, bodegas reconvertidas, producto bien tratado o tal cual es, las cocinas del mundo, el vegetarianismo son sus protagonistas. Dónde probarla: Lo Pinyol, Bacaro, Casa Xica, Mano Rota, Sants es Crema, Morro Fi, Maai, Bodega Carol, Puigmartí Bar, Spoonik Club y más.

Muralismo

Destaca la importancia y la presencia del muralismo, uno de sus precursores ha sido, sin duda, el fotógrafo, arquitecto y promotor cultural Xavier Basiana, quien no solo ha apoyado a graffiteros que pintan persianas, muros o cortinas, sino también a todo tipo de artistas. Digamos que, si el ambiente artístico en Barcelona tuviera que nombrar a un padre, sería sin duda Xavier, que cuando nadie hablaba de coworking ya había montado un centro de arte en La Sagrera: La Nau Ivanow. No conforme, creó también la Nau Bostik, espacio en el que se pueden conocer algunos de los muralistas de esta ciudad. Sus representantes: Axe Colours, Enric Sant, Malpegados, Marina Capdevila y muchos más. ¿Dónde verlo? Además de la Nau Bostik; Utopia 126; los párkings, como el de caravanas de la rambla de Guipúzcoa; las persianas de la ciudad, en especial las de Gracia, el Borne o Pueblonuevo; o los muros del Paralelo el paseo de la Exposición; y en la Galería de la tienda Montana, en Comercio.

En casi todas las disciplinas, los artistas provienen de distintas partes del globo, distintas profesiones, muchos de ellos han llegado al arte tras la crisis. En la pintura, como en la ilustración, abundan los retratos grotescos o hiperrealistas que pueden chocar, pero que, como en la fotografía, no hacen sino retratar la realidad, aunque duela. Algunos de los espacios en donde se pueden ver sus obras son la galería y centro de arte Arteria, en la calle Bruc, en donde este fin de semana se inauguró una exposición del artista salvadoreño David Duke Mental. Representativos también son los retratos de César Biojo o la pintora argentina Magdalena Ares y sus «chusmas (cotillas) de barrio», que, aunque no vive en Barcelona, viene cada verano a exponer a la ciudad; este año, su trabajo también ha visitado la Galería Retxa, en Ciudadela, Menorca. Son de esta corriente también Gerard Nel·lo y sus collages, con los que participó en una expo colectiva en Las Cosas de Martínez, sitio en donde mañana inaugura la artista plástica china Summer Bee, cuyos cuadros encajan perfecto en el perfil. La cita, a las 19.30 horas.

Costura

Como sucedió hace años con la gastronomía, la costura y el bordado, ambos consideradas actividades utilitarias y «de mujeres» han adquirido mucha repercusión pues se han vuelto una alternativa más para plasmar ideas, sueños o formas de ver el mundo. Destacan los talleres Costuretas y Duduá, para conocer lo que se está haciendo, así como la feria Festivalet. Entre sus exponentes están Lalala Toys o Don Fish.