Imagen de archivo de la playa principal de la localidad gerundense de Rosas
Imagen de archivo de la playa principal de la localidad gerundense de Rosas - EFE

Desaparece un bañista supuestamente en la playa de Rosas y lo «encuentran» junto al prostíbulo de La Junquera

Se pensaba que un camionero bielorruso de 48 años, que estaba siendo buscado por un gran dispositivo de Emergencias, había sido hallado en un lupanar tras borrarse su rastro. Pero la historia ha dado un giro con el paso de las horas

Actualizado:

Hay historias que rozan lo surrealista. Que parecen sacadas de una película de humor absurdo. Como la que se narra a continuación. Aunque tiene un matiz en su final. Un hombre de 48 años se encontraba bañándose en la playa de Rosas cuando supuestamente desapareció. Fue entonces cuando se montó un amplio dispositivo formado por la Policía Local de Rosas, los Bomberos, los Mossos d'Esquadra, la Guardia Civil y Salvamento Marítimo para buscar por tierra, mar y aire al desaparecido.

Pero nada más lejos de la realidad. El conductor, de origen bielorruso, apareció en La Junquera horas más tarde de que comenzara su búsqueda. El hecho es que el camionero había estacionado su vehículo en un aparcamiento de la Nacional II y solicitó un taxi para acudir hasta la playa con otros compañeros.

Al parecer, el grupo había bebido y trataron de alcanzar las boyas a modo de reto. Cuando regresaron a la arena vieron que su compañero no aparecía y fue cuando dieron la voz de alarma, según informaron fuentes municipales.

Parecía todo un misterio su desaparición, pero tiene una explicación. Según informa «La Vanguardia», el camionero se debió desorientar mientras nadaba y salió a un kilómetro de distancia del lugar donde estaba el resto. Como no había nadie, pensó que ya se habían marchado y volvió a la carretera para coger un taxi con el bañador como único pertrecho. Este taxi lo llevó hasta La Junquera, donde pensaba erróneamente que tenía aparcado el vehículo. Por este motivo se ha relacionado al hombre con su aparición en un prostíbulo, pero según fuentes consultadas por el citado diario, no es correcto que apareciese en el interior del local. Lo cierto sería que el taxista lo acompañó hasta una comisaría de los Mossos donde pudo contactar con sus compañeros y le pagaron la carrera al taxista.