Una joven, con una batería para cargar el "smartphone"
Una joven, con una batería para cargar el "smartphone" - ABC

Las baterías «en red» llegan a Barcelona

Los cargadores de móviles, que se alquilan a través de una aplicación, tienen ya 25 puntos de recogida en la capital catalana

BarcelonaActualizado:

Llegar tarde a una cita y no poder avisar, no enterarse a tiempo de los cambios en una reunión y hasta perderse nuevas oportunidades laborales son algunas de las consecuencias que –en los tiempos modernos- puede traer consigo el hecho de quedarse sin teléfono durante un par de horas. Por este motivo, y pensando en una necesidad que no termina de estar cubierta para los usuarios, aterriza en la capital catalana una alternativa novedosa que permite “alquilar” una batería por algunos minutos a través del uso de una aplicación. La iniciativa, que comenzó recién hace semanas, todavía es muy incipiente pero promete crecer rápidamente en la Ciudad Condal.

En la actualidad, ya son 25 los puntos de recogida de baterías que existen en Barcelona entre bares, restaurantes, museos, estadios y demás comercios asociados al sistema. Y la iniciativa apunta a ir por más. La condición que pusieron los creadores de la app Bat2Go a las tiendas que quieran sumarse a esta propuesta son sencillas: que se encuentren en una zona céntrica de la ciudad y que para los usuarios no sea necesario tener que consumir para poder hacer uso de las baterías portables.

Cómo funciona

Bien aggiornado a los días que corren, el sistema de red de baterías que llega a Barcelona actúa a través de un sistema similar al que utilizan las aplicaciones de taxis, alquiler de bicicletas o de comida a domicilio. Mediante la descarga de una aplicación, la persona –que detecta que a su teléfono le queda “poca vida”- busca dónde se encuentran los puntos de carga más próximos a su ubicación. La mayoría de los sitios son espacios de ocio, como bares y restaurantes de la ciudad. Entones, se acerca allí, escanea un código QR y luego procede a “alquilar” una batería de la red. El alquiler puede hacerse por apenas algunos minutos pero el usuario puede, inclusive, quedarse con el producto durante varios días.

Una vez finalizada la descarga, al igual que en el sistema de uso de bicicletas o de coches, se puede dejar el aparato en cualquier punto de carga de la ciudad que figure dentro del sistema de la app. La primera media hora de uso es gratuita –a modo de prueba- y luego se aplica un cargo de 0,50 euros cada media hora. Si la persona decide tener el producto durante toda la jornada, el coste máximo que se le cobra por día es de 4 euros. Para aquellos que quieran utilizar el servicio durante un tiempo más prolongado, también existe la alternativa de suscribirse a un abono, ya sea mensual (por un valor de 9, 95 euros) o anual (por un precio de 29,95 euros).

El sistema en España

Si bien la red de baterías disponibles aterrizó en Barcelona recién unas semanas atrás, este sistema se puso en marcha por primera vez en el país el pasado junio en la ciudad de Madrid, donde cuenta ya con distintos puntos de recarga en el Mercado de San Miguel, el Mercado de San Ildefonso, Florida Park y Casa Suecia, entre otros. En la actualidad, este sistema ya tiene 90 puntos de recolección de las baterías en la capital, según relatan los creadores de esta propuesta al diario ABC.

“Vimos que había una necesidad y que las soluciones que había hasta ahora no terminaban de satisfacerla”, apunta María Moreno Pinart, una de las fundadoras de la firma, junto a Rafael Vázquez y John Lee. Y añade que, a diferencia de las baterías recargables, “con este nuevo sistema, el usuario no necesita recargarla todo el tiempo ni estar con la batería encima todo el día”.

Además de las ventajas para ciudadano de a pie, la nueva aplicación representa también un negocio redondo para los comerciantes, que se quedan –por supuesto- con una parte de la facturación. “Hace conocer más sus sitios y, además, se evitan el pedido de los clientes de cargar sus teléfonos cerca de la barra”, puntualiza Moreno Pinart.

Reciclaje y expansión

Un dato extra que beneficia a la empresa es que, en pleno auge de los movimientos ecologistas y en un momento en el que hay mayor conciencia del cuidado del planeta, la reutilización de las baterías es algo que los clientes valoran por tratarse de una propuesta que apuesta al reciclaje.

La red Bat2Go representa un modelo novedoso en territorio ibérico, pero este sistema ya se encuentra funcionando en otras partes del planeta. De hecho, la inspiración de sus creadores para crear esta aplicación en España viene desde tierras orientales. De acuerdo con su fundadora, “uno de los socios de la firma es de origen chino y, en su país, esta red funciona hace años”.

Con respecto a la versión española, Moreno Pinart cuenta a este diario que, hasta ahora, el balance de la aceptación de este modelo es más que positivo y anticipa que ya hay planes de expandirse a nivel continental.