El flamenco y la Barcelona olvidada se suben al escenario

María Rovira presenta en el Romea dos obras llenas de energía, batas de cola e historia

Actualizado:

BARCELONA

La compañía de baile Trànsit capitaneada por su directora María Rovira, aterriza en el Teatro Romea poniendo así su grano de arena en el festival Dansalona. A diferencia de otros años en que también han hecho temporada en el Romea, en esta ocasión presentan dos espectáculos: «Paso distinto», en cartel hasta el 29 de Agosto y «Somorrostro», del 31 de agosto hasta el 12 de septiembre.

Ocho bailarinas de flamenco, música contemporánea, movimientos imposibles con la bata de cola y mucho sentimiento con los ingredientes de la primera parte de «Paso distinto». Rovira señaló que fue un trabajo duro porque las bailarinas nunca habían trabajado con música contemporánea: «El Flamenco me daba mucho respeto, pero después de participar tres años en el Festival de Granada— donde se estrenó el espectáculo—, me sentía preparada».

«No man's land», la segunda parte de «Paso distinto», nació de la lectura de «Caçadors d'instants» del filósofo Rafael Argulló hace ya más de 15 años. En la revisión de este clásico de la compañía, el aire flamenco de la música se combina de nuevo con la contemporaneidad y la fisicalidad de los bailarines.

El segundo espectáculo de Trànsit, «Somorrostro», es totalmente nuevo, tanto que aún están trabajando en los últimos detalles. «Es un espectáculo lleno de emoción y que intenta explicar lo que se borra, lo que se recupera lo que se queda y lo que se va», describe la directora. A pesar que pueda resultar un poco «lioso», Rovira señala que en realidad, simplemente se trata de la unión de dos culturas: «Ahora, en el fondo, también estamos en una época de Somorrostro, en una situación donde no deja de llegar gente».

En esta ocasión son bailarines de contemporáneo los que hacen sus pinitos en el flamenco. «quremos rendir homenaje a aquellos gitanos y, por eso, incluso bailamos descalzos como hacían ellos», desveló Rovira.

Para llevar a cabo el montaje de «Somorrostro», la compañía ha

investigado sobre esa Barcelona de la década de los cincuenta ya que muchos de los bailarines no eran conocedores de la Barcelona gitana. Además, para refrescar la memoria y aprender, María Rovira ha visionado de nuevo «Los Tarantos», dirigida en 1963 por Francisco Robira Beleta y protagonizada por Antonio Gades y Carmen Amaya. Aunque en «Somorrostro» ya hacen homenaje a Carmen Amaya, Trànsit prepara un espectáculo sobre la bailaora para la próxima temporada.