Carles Tusquets
Carles Tusquets - ABC

Tusquets volverá a presentarse si el TSJC ordena repetir las elecciones a la Cámara

El candidato ha impugnado los comicios por vulneración de derechos derivados del sistema electoral diseñado por la Generalitat

BarcelonaActualizado:

El financiero y empresario Carles Tusquets, presidente de Banco Mediolanum, tras recurrir ante los tribunales los resultados de las elecciones de mayo a la Cámara de Comercio de Barcelona por presuntas irregularidades en el proceso electoral, ha asegurado que si recibe el respaldo de su equipo se volverá a presentar si el juez ordena repetir las elecciones.

A juicio de Tusquets, en el proceso electoral diseñado por la Generalitat “se vulneraron los derechos fundamentales” de los socios de la Cámara en las elecciones del pasado 8 de mayo. “Si no hay igualdad de derechos entre quién votó presencialmente y quien votó remotamente, porque unos tenían más garantías que otros, estamos vulnerando el artículo 14 de la Constitución”, ha afirmado en el programa Converses de COPE Cataluña y Andorra, en alusión a que no se pedía un código de un solo uso para votar digitalmente.

Las pasadas elecciones a la Cámara dieron la victoria a la candidatura de signo independentista que llevó a la presidencia a Joan Canadell, pero tanto Tusquets como otro de los aspirantes al cargo, Ramon Masià, impugnaron el recuento de votos, principalmente el electrónico. Tusquets considera que el recuento no sólo vulneró la ley cameral española, sino la propia normativa autonómica en materia de cámaras respecto a la “robustez” de las garantías del voto tanto presencial como electrónico.

Un recurso que, sin embargo, “no va contra ninguno de los candidatos, sino contra el sistema con el que se han celebrado las elecciones”. Una sala del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) será la encargada de fallar ante los incumplimientos denunciados, algunos de ellos de carácter “folklórico”, como ha calificado Tusquets, puesto que entre los 600 votos anulados de su candidatura, algunos lo fueron porque los auditores llamaron a votantes que no entendían el catalán, como los empresarios de la comunidad pakistaní.

Tusquets, que afirma haber felicitado a Canadell, ganador de los comicios, subraya que su victoria se motivó en la movilización de los socios independentistas, pero ha recordado que “solo le votó el 1,6% del censo de la Cámara y el 39% de los participantes en las elecciones” con lo que “la mayoría de electores no votó la candidatura avalada por la ANC”. Por eso, justifica que los 600 votos anulados por la auditoría “nombrada por la Generalitat porque el concurso quedó desierto” hubiera equilibrado los resultados impidiendo la mayoría absoluta actual.

Para Tusquets, la Cambra de Comerç tiene que ser “un contrapoder que le diga al gobierno de turno cómo legislar para que los empresarios nos sintamos cómodos para invertir en Cataluña y se creen puestos de trabajo”. Por eso, subraya que es importante que la Cámara no se convierta en “una estructura de Estado para la república”, como anunció durante la campaña la plataforma ganadora. En ese sentido, ha asegurado que en el caso de que la Cámara “no busque alianzas de amistad y alineamiento con la Cámara de España, otras regiones españolas, con Marruecos, Francia, Europa y Madrid, la ciudad de Barcelona perderá mucho” y se alejará de volver a ser “la capital económica del Mediterráneo y bicapital de España”, en la línea de lo que vienen haciendo otros órganos económicos como el Cercle d’Economia y la patronal Foment.

Por otro lado, el financiero, que se ha quejado de que “en Cataluña los empresarios tenemos la presión fiscal más grande de Europa”, ha pedido “no demonizar a la gran empresa”, porque “aparte de invertir en el territorio y crear puestos de trabajo directos, multiplica por nueve los indirectos creando pymes y micropymes que se benefician de las multinacionales que invierten en nuestro territorio”. Para Tusquets, Barcelona, “que es más marca que Cataluña”, tiene que ser una ciudad “business friendly” (amigable con los negocios) y para ello se deben bajar los impuestos.

El presidente del Banco Mediolanum acaba de publicar un libro sobre economía financiera orientado al público en general. “Enriquéceme despacio, que tengo prisa” (RBA) es el título de la obra que, con un lenguaje directo y didáctico, pretende abrir la puerta a todo el mundo a cómo gestionar mejor los ingresos y el ahorro.