Efectivos de emergencias, en la central tras la deflagración
Efectivos de emergencias, en la central tras la deflagración - EFE

Cuatro empleados heridos tras una deflagración en la central hidroeléctrica de Riba-Roja (Tarragona)

El accidente ha sucedido cuando se estaban realizando soldaduras en la sala de turbinas, dentro de unas tareas de mantenimiento programadas

BarcelonaActualizado:

Cuatro empleados resultaron heridos este sábado tras una deflagración en la central hidroeléctrica de Riba-Roja d’Ebre (Tarragona) mientras estaban realizando tareas de mantenimiento. Uno de ellos resultó herido crítico, otros dos graves y un tercero, menos grave, y todos ellos fueron trasladados hasta el hospital Vall d’Hebron de Barcelona para ser atendidos.

Los hechos sucedieron al mediodía por causas que todavía se desconocen. El Servicio de Emergencias Médicas (SEM) recibió la alerta sobre las 15:05 horas y acudió al lugar de los hechos con cuatro ambulancias y dos helicópteros medicalizados. Al llegar allí constataron que se había producido una deflagración, que no explosión, pero que ésta no había provocado ni un incendio ni posteriores afectaciones o daños estructurales en las instalaciones hidroeléctricas, según remarcaron a ABCfuentes de los Bomberos de la Generalitat.

Aunque todavía se desconocen las causas del accidente, las primeras hipótesis apuntan a que éste se produjo mientras los empleados –de nacionalidad portuguesa y que trabajaban para una empresa subcontratada, encargada de las tareas del mantenimiento– se estaban soldando piezas que tenían que ser instaladas en la sala de turbinas de la presa hidroeléctrica, en unos trabajos periódicos que estaban programados desde hacía tiempo. Fuentes de Endesa, que gestiona el pantano, puntualizaron que los protocolos de seguridad que la empresa tiene en sus instalaciones «son muy garantistas».

Por su propio pie

Según relató Antoni Suàrez, el alcalde de Riba-Roja en declaraciones a Catalunya Ràdio, los cuatro trabajadores pudieron salir conscientes y por su propio pie de las instalaciones en las que se produjo la pequeña explosión. El más afectado de ellos las sufrió de segundo grado en la zona de la espalda, narró, por lo que fue trasladado en helicóptero medicalizado hasta el centro barcelonés, que cuenta con una de las unidades para quemaduras más importantes de Cataluña. Allí mismo fueron trasladados el resto de heridos.

Los Bomberos descartaron que la estructura de las instalaciones hubiera sufrido alguna afectación, tampoco el propio pantano de Riba-Roja, y la central siguió funcionando con absoluta normalidad. Los Mossos d’Esquadra, que también acudieron al lugar de los hechos, y los Bomberos están analizando el incidente, considerado un accidente laboral.