Una recreación del nuevo pabellón de 60.000 metros cuadrados que se levantará al lado del actual recinto
Una recreación del nuevo pabellón de 60.000 metros cuadrados que se levantará al lado del actual recinto - ABC
MWC 2019

Un «súper pabellón» para retener el Mobile World Congress en Barcelona

Fira presenta un ambicioso proyecto de ampliación y reforma de sus instalaciones con una inversión de 380 millones hasta 2029

BARCELONAActualizado:

Con el horizonte puesto en 2024 y 2029 –fecha esta última en la que se cumplirá el centenario de la Exposición Internacional de 1929–, Fira de Barcelona presentó ayer un ambicioso proyecto de ampliación y remodelación con el que aspira a dar un salto de escala que le permita seguir atrayendo, y reteniendo, grandes ferias y acontecimientos, en un momento en el que las instalaciones corren riesgo de saturación a medio plazo.

Con un presupuesto de 380 millones, el proyecto se divide en dos partes: por un lado la construcción de un nuevo pabellón que servirá para ampliar el recinto de Gran Vía –en l’Hospitalet de Llobregat– y por otro acometer una remodelación a fondo del recinto histórico de Montjuïc. La sociedad patrimonial Fira 2000, la misma que se encargó de llevar a cabo la construcción de Fira Gran Vía entre 1995 y 2011, será la encargada de llevar a cabo el proyecto, aunque el compromiso presupuestario de cada una de las administraciones e instituciones que componen la sociedad aún está por determinar. Accionarialmente, la Generalitat tiene el 54% de la sociedad, el Ayuntamiento de Barcelona el 23% y el resto se lo reparten el Área Metropolitana y la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento de L’Hospitalet y la Cámara de Comercio.

Las administraciones han dado un plazo de seis meses a Fira 2000 para que prepare un proyecto financiero y patrimonial para llevar a cabo una inversión que estará por debajo de lo que costó construir el recinto de L’Hospitalet: 380 millones ahora frente a los 850 de la anterior ampliación. De esta última cantidad quedan por devolver, hasta 2037, 391 millones, que se sumarán a los 380 que se gastarán ahora. Se prevé, en este sentido reestructurar la deuda y ampliar el periodo de amortización, de modo que no haga falta que las administraciones amplien la cantidad que anualmente aportan a Fira 2000.

El recinto de Fira crece hasta los 300.000 metros

El primer de los proyectos que se llevará a cabo es la construcción de un nuevo pabellón de dos plantas y 60.000 metros cuadrados conectado al actual recinto de Gran Vía, que en conjunto pasará a ofrecer 300.000 metros cuadrados brutos de superficie expositiva. Con el nuevo pabellón –que no necesariamente se encargará a Toyo Ito, arquitecto de la ampliación de Fira–, la institución pretende dar un salto de escala hasta auparse en el «top 5» de los recintos feriales de Europa.

La pretensión, seguir atrayendo nuevos eventos y, de manera relevante, seguir conservando la macroferia que es el Mobile World Congress, con contrato con Fira hasta 2023. En una coincidencia obviamente no casual, el nuevo pabellón se prevé inaugurar en 2024, algo con lo que se pretende que la organización del Mobile tenga más motivos para renovar, tal y como reconocieron ayer las alcaldesas Colau y Marín durante la presentación.

La segunda fase (2029) se centrará en el recinto histórico de Montjuïc, incluyendo la remodelación integral de los actuales pabellones –que en su momento ya se levantaron sin demasiado solidez– y dedicar el palacio de Alfonso XIII a actividad congresual y el de Victoria Eugenia a usos culturales (ampliación de MNAC). A nivel urbanístico, la avenida Reina María Cristina quedará cerrada al tráfico, mientras que la calle de la Guardia Urbana se prolongará hasta el Paralelo, abriéndose nuevos espacios para equipamientos y vivienda social, subrayó Colau. En 2029, a los 100 años de la Expo que cambió Barcelona, Fira exhibirá una nueva cara.