Viajeros, haciendo cola en mostradores de atención durante la última huelga en El Prat
Viajeros, haciendo cola en mostradores de atención durante la última huelga en El Prat - REUTERS

El personal de tierra de Iberia hará más paros en El Prat durante el puente de la Mercè

La dirección de la aerolínea suspende las reuniones sobre el nuevo convenio porque asegura que no puede seguir negociando con el «chantaje» de las huelgas

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nuevos nuevos paros del personal de tierra de Iberia en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. El comité de huelga prevé realizar huelga los próximos días 21, 22, 23 y 24 de septiembre, coincidiendo justo con el puente de la Mercè, las fiestas patronales de la ciudad de Barcelona.

Esta convocatoria llega una semana después de que los trabajadores protagonizaran un nuevo paro en sus servicios el pasado fin de semana, lo que que obligó a cancelar más de 110 vuelos en las instalaciones barcelonesas. Entonces, tras una última mediación de la consejería de Trabajo de la Generalitat, las negociaciones entre empresa y plantilla se agrietaron todavía más.

De hecho, el conflicto entre Iberia y sus empleados de tierra (con una plantilla de unos 2.700 trabajadores que se encargan, entre otras cuestiones de la facturación o la carga y descarga de equipajes de varias aerolíneas) lleva abierto desde finales de septiembre: provocó cancelaciones los pasados 27 y 28 de julio y 24 y 25 de agosto

Los manifestantes reclaman, a modo de resumen, la conversión a fijos de alrededor de 400 contratos temporales, la reorganización de los turnos y más contrataciones a tiempo completo para solucionar el exceso de carga de trabajo que afrontan en temporada alta.

Iberia suspende las negociaciones

El anuncio ha llegado el mismo día en que la dirección de Iberia ha trasladado en la mesa de negociación a los representantes de los trabajadores que suspende temporalmente la negociación del XXI Convenio Colectivo de Tierra por la sucesión de las huelgas que se iniciaron en Barcelona y que se han extendido también a Bilbao y Madrid, así como a Málaga, que futuramente vivirá sus primeros paros.

Iberia considera que "no puede" continuar negociando un convenio colectivo bajo el principio de buena fe "sometida al chantaje permanente de huelgas que lesionan los intereses de las aerolíneas a las que atienden" y que afectan a los clientes.