Los obispos catalanes, durante la reunión celebrada en Tiana (Barcelona)
Los obispos catalanes, durante la reunión celebrada en Tiana (Barcelona) - ABC

Los obispos catalanes piden perdón por los abusos y anuncian «rigurosas medidas de prevención»

Los prelados instan a las víctimas de abusos a denunciar los hechos ante las autoridades civiles y eclesiásticas

BarcelonaActualizado:

La Iglesia catalana expresó «vergüenza y dolor» ante los casos de abusos a menores supuestamente cometidos por sacerdotes y religiosos a lo largo de los últimos años. Asimismo, los obispos de las diócesis catalanas acordaron impulsar «rigurosas medidas de prevención» para extirpar cualquier atisbo de acoso en sus colegios, parroquias e instituciones sociales.

«La Iglesia actuará con determinación para proteger a los niños y los adultos vulnerables, eliminando todo tipo de tolerancia o encubrimiento, y para erradicar de nuestras comunidades y de toda nuestra sociedad la cultura del abuso sexual, económico, de poder», señaló la curia catalana en un comunicado difundido este martes tras una reunión de la Conferencia Episcopal Tarraconense celebrada en el Seminario Conciliar de Barcelona.

Fuentes eclesiásticas explicaron a ABC que el ambiente en el encuentro era de «preocupación», no obstante, resaltaron la voluntad de los obispos y arzobispos del Principado de luchar contra un fenómeno que, a pesar de calificar de «casos aislados» condenan con contundencia. «Nos duele mucho solo de pensar en el dolor que han sufrido algunos infantes», explicaron alguno de los asistentes a la cita, celebrada pocos días después de que el arzobispo de Tarragona presentara su renuncia por edad poco después de restar importancia a los supuestos abusos cometidos por dos párrocos de su diócesis. El clero catalán está a la espera de recibir órdenes de la Santa Sede para desarrollar una bateríade acciones que contribuyan a desterrar la cultura del «abuso» no solo sexual, sino también de poder, económico y de consciencia que ven en el conjunto de la sociedad. Y también en las instituciones religiosas.

Detectar abusadores

«La formación de todos aquellos que están con niños, ya sean presbíteros, religiosos, laicos o futuros sacerdotes es importante. También la detección de cualquier persona que pueda tener tendencia al abuso, bien sea sexual o de cualquier otro tipo», explicó a este diario el portavoz de los obispos catalanes, Norbert Miracle.

La intención de los obispos catalanes es potenciar los protocolos de prevención que ya existen en buena parte de sus instituciones, también colaborar estrechamente con la Justicia y la administración. Sin embargo, están a la espera de lo que decida el Papa Francisco este mes de febrero en Roma para concretar un plan de acción. No en vano, el Santo Padre ha convocado una cumbre contra los abusos sexuales sin precedentes en la historia de la Iglesia.

Este cónclave -del 21 y el 24 de febrero- contará con la presencia de todas las conferencias episcopales del mundo. Además, el Pontífice ha solicitado a los obispos que se encuentren con víctimas de los abusos, labor que el clero catalán iniciará en breve de forma «discreta pero comprometida».