Imagen de la Catedral de Vic
Imagen de la Catedral de Vic - ABC

El Obispado de Vic aprueba un protocolo contra abusos sexuales a menores

«Ante esta grave problemática, todos los esfuerzos y medidas para erradicarlos serán pocos», afirman desde la archidiócesis barcelonesa

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Obispado de Vic (Barcelona) ha aprobado un protocolo de medidas de protección del menor y de buenas prácticas para «luchar contra los abusos sexuales a menores y a personas vulnerables», ha informado este viernes en un comunicado. También ha abierto un canal de denuncia a través del correo (acollida@bisbatvic.com) y ha creado una comisión interdisciplinar de expertos, con profesionales laicos de diversas áreas para atender posibles casos y dar asesoramiento y formación.

«Los abusos son un problema transversal en toda la sociedad, un tema silenciado y muy doloroso para las víctimas, que, en la mayoría de los casos, tienen secuelas psicológicas y no consiguen hablar de ello hasta que son adultas», ha indicado el Obispado, informa Ep. Y ha señalado que, según las estadísticas, entre un 70% y el 85% de los abusos se producen en «entornos de confianza» como la familia, la escuela o el ambiente social más cercano al niño o adolescente, y que, según el Consejo de Europa, uno de cada cinco niños es víctima de abusos.

«Ante esta grave problemática, todos los esfuerzos y medidas para erradicarlos serán pocos», ha manifestado, y ha recordado la nota conjunta de obispos catalanes del 11 de febrero en la que expresaban vergüenza y dolor por casos de abusos cometidos por personas consagradas o sacerdotes.

El protocolo aprobado se dirige a todos los responsables de parroquias, grupos pastorales, centros de formación instituciones y personas que trabajan en el ámbito educativo y en la pastoral ordinaria con niños o adolescentes de la diócesi de Vic con criterios y procedimientos ante posibles casos de abusos a menores y personas vulnerables que se detecten. Además, refuerza la vigilancia y ante posibles casos prevé la apertura de dos vías: ante la Fiscalía o autoridades civiles por tratarse de un delito penal, y en el ámbito canónico para la «investigación previa para depurar responsabilidades».