Gianluca De Ficchy, presidente de Nissan Europa
Gianluca De Ficchy, presidente de Nissan Europa - AFP

Nissan eleva a 600 trabajadores el recorte en la planta de Barcelona

BarcelonaActualizado:

El ajuste de personal en la planta de Nissan en Barcelona será finalmente de 600 personas. Por encima de las previsiones que habían adelantado hace pocos días los sindicatos, que especularon con un recorte de entre 400 y 500 personas, la compañía nipona ha anunciado hoy en sus instalaciones en la capital catalana el alcance real del recorte, en un plan de reestructuración que es la condición que pone sobre la mesa la firma para llevar a cabo nuevas inversiones y , en consecuencia, asegurar la continuidad del centro.

«Queremos seguir invirtiendo en esta planta, y para conseguirlo necesitamos que sea competitiva», ha explicado este mediodía Gianluca De Ficchy, presidente de Nissan Europa, a las pocas horas de haberse reunido con el comité de empresa para anunciarles el alcance del recorte: 600 personas sobre un total actual de 3.000.

La nueva inversión condicionada a la reducción de costes de la planta catalana se concreta en 70 millones de euros para la construcción de una nueva planta de pintura, lo que permitirá a medio plazo la posibilidad de optar a nuevas adjudicaciones. Ahora mismo, sin embargo, «ese partido», en alusión a la opción de lograr nuevos encargos, «aún no lo podemos jugar», ha concretado José Vicente de los Mozos, vicepresidente de producción de la alianza de Nissan-Renault. Primero competitividad, luego ya se verá.

Los términos en los que Nissan plantea la negociación son claros. «Queremos seguir produciendo coches en Barcelona, pero para ellos tenemos que seguir siendo competitivos», han recordado los directivos. «La planta tiene que ser viable económicamente», han añadido. El acuerdo, que se pretende alcanzar antes de la próxima Semana Santa, debería sobre el papel garantizar la estabilidad en el centro barcelonés al menos hasta final de 2021,

El grueso del recorte quiere hacerse de manera principal a través de prejubilaciones y bajas voluntarias, sin concretar si se descarta la posibilidad de llevar a cabo un ERE si no se alcanza el número fijado. «Queremos un plan consensuado, no traumático», ha insistido De los Mozos, que ha manifestado su confianza en la «madurez» de los sindicatos.

Con un potencial de producción de unos 200.000 vehículos, la pretensión de la dirección es adecuar los costes de producción a un volumen que ronde los 60.000 coches, manteniendo la actual producción centrada en las furgonetas «pick up» -que producen para Nissan y el resto de marcas del grupo- así como la furgoneta eléctrica eNV200.