El dentista encontrado muerto este lunes en prisión
El dentista encontrado muerto este lunes en prisión - ABC

Muere en prisión en Sudáfrica el dentista barcelonés acusado de matar a sus hijos gemelos

Medios locales sudafricanos apuntan al suicidio como explicación más probable

Su arresto se produjo el mismo día que tenía billete para volar de vuelta a España

ABC
BarcelonaActualizado:

El dentista barcelonés Mario-César Deus Yela, acusado en Sudáfrica del asesinato de sus dos hijos gemelos de tres años, fue hallado muerto en prisión por causas que aún se desconocen. Su cadáver fue encontrado por la mañana en la cárcel de Pollsmoor, en Ciudad del Cabo, donde aguardaba juicio desde 2017.

«Es correcto. Fue hallado muerto en su celda ayer por la mañana», explicó a Efe el portavoz del Departamento de Servicios Correccionales del Gobierno sudafricano, Singabakho Nxumalo. El funcionario señaló que aún no ha comenzado a practicársele la autopsia y que prefieren no aventurar hipótesis sobre las causas del deceso hasta tener los resultados forenses, si bien los medios locales sudafricanos apuntan al suicidio como explicación más probable.

Deus Yela, de 49 años, procedente de Barcelona, había sido detenido en abril de 2017 en Ciudad del Cabo, adonde había viajado para visitar a su exmujer, Julia Engelhorn, y a sus tres hijos por unos días. Su antigua esposa descubrió los cuerpos de dos de sus vástagos, gemelos de tres años, en la casa que Deus Yela había alquilado en Hout Bay, una zona turística de la ciudad sudafricana. El hijo mayor de la pareja se encontraba en la escuela y, según el relato de la excónyuge, el dentista catalán le confesó que había matado a los dos niños y la amenazó, pero la mujer logró escapar.

Deus Yela fue detenido con posterioridad mientras conducía por la autopista un vehículo presuntamente robado. Su arresto se produjo el mismo día que tenía billete para volar de vuelta a España. El ciudadano catalán tenía su próxima vista ante el Tribunal Superior del Cabo Occidental programada para febrero y se encontraba en la sección de máxima seguridad de la prisión de Pollsmoor.