El MWC se celebra en Barcelona hasta este jueves
El MWC se celebra en Barcelona hasta este jueves - INÉS BAUCELLS

El Mobile World Congress, un negocio de 460 millones

Barcelona brinda sus atractivos, los visibles y los más ocultos, a 95.000 congresistas de alto poder adquisitivo

ANNA CABEZA / JANOT GUIL / ANA LUISA ISLAS
BarcelonaActualizado:

Todos los focos puestos en Barcelona. La capital catalana acoge desde mañana y hasta el jueves una nueva edición del Mobile World Congress (MWC), la cita más importante del año para el sector de la telefonía móvil. Con este son ya once años en los que la ciudad se viste de gala y pone todos sus atractivos -los visibles y los más ocultos- a disposición de los 95.000 congresistas que llegan estos días.

La ocasión lo merece. Barcelona consigue con la feria un impacto de 460 millones de euros. Además, se crean alrededor de 13.000 empleos temporales, especialmente en servicios vinculados a la restauración, alojamiento, transporte y ocio. Se calcula que las empresas que participan en el MWC gastan de media 2.890 euros en dietas por congresista. La cita es una oportunidad para que muchos hagan su agosto, ya sea de forma legal o con métodos menos ortodoxos.

Este lunes y martes son de los pocos días del año en que los hoteles de Barcelona -ni más ni menos que 34.587 habitaciones- están al 100% de su ocupación. Media de 600 euros la noche para categorías medias en reservas de última hora. Pocos de los 95.000 congresistas comparten habitación, con lo que las plazas no son suficientes. Es por ello que la ocupación de pisos turísticos, legales y no legales, llega también a su tope máximo.

Airbnb, plataforma digital que conecta a propietarios de apartamentos con arrendatarios, calcula que estos días dará alojamiento a 30.000 personas. Los esfuerzos del Ayuntamiento y de la Agencia Tributaria para poner orden a este nuevo fenómeno, con expedientes y sanciones, son de momento insuficientes para frenar su auge.

Mil euros por una habitación

«Sabemos de amigos que han dejado de hacerlo por miedo a las multas, pero nosotros vivimos de esto, no podemos dejarlo de un día para otro», explica una pareja que tiene un piso en el Gótico. Los oportunistas con viviendas cerca del recinto ferial suben un anuncio a las web de último minuto. Algunos de ellos rebasan los mil euros por una habitación doble y hay incluso quien ofrece el sofá de su sala.

Igual de solicitados están los restaurantes con más prestigio de la ciudad, y es que los negocios también se hacen sobre la mesa. Habitual es, pues, subir los precios para aprovechar esa demanda. «La gente no se da ni cuenta de lo que paga, porque no pagan ellos», explica un hostelero de la zona. «Los clientes del congreso son muy fieles, algunos de ellos vuelven cada año, sin falta», explica Manel Marqués, del Suquet de l’Almirall, que excepcionalmente abrirá este lunes para recibir a varias comitivas del evento.

La Asociación de Bares, Restaurantes y Ocio de Barcelona prevé facturar 114 millones durante esta semana. El MWC se ha acoplado a la perfección a la ciudad y prueba de ello es cómo continua más allá de las paredes del recinto de Fira. La Pedrera, uno de los iconos turísticos, es un buen ejemplo de ello: durante los cuatro días está alquilada para eventos privados de empresas asistentes al Mobile. El recinto modernista de Sant Pau también tiene reservas para sus estancias.

Los taxis son otros de los grandes beneficiados de salones como el MWC, y es que los congresistas suelen usar este transporte. Aquí, los ilegales también intentan sacar «tajada». «Sabemos que vienen empresas del extranjero contratadas por expositores» y que también hay ilegales. «Otro año más, habrá un descontrol de vehículos», explica a ABC José María Sánchez, del Sindicato del Taxi de Cataluña.

Los taxistas agradecen la colaboración de la Guardia Urbana y de Mossos d’Esquadra, que durante los congresos organizan dispositivos de control para cazar a los «taxis piratas». La demanda del servicio es evidente, especialmente por la tarde, cuando los congresistas salen del recinto ferial y aprovechan para hacer turismo o acudir a los eventos privados. Es entonces cuando aparecen las irregularidades: cobros abusivos o «extras» -dicen que de hasta 80 euros por cliente- a los taxistas que «acompañen» a los congresistas a ciertos locales de alterne.

Precisamente, los locales de alterne también intentan hacer su agosto en febrero. Desde el MWC intentan que no sea así, y prueba de ello es que esta semana pidieron a agencias de «chicas de compañía» que quitaran sus vallas publicitarias de los aledaños del recinto. Apricots, una de las afectadas, retiró su cartel en una muestra de su «compromiso con Barcelona», dicen. Aunque desde Apricots no lo confirman, la prostitución también vive un «boom» estos días, y de hecho es sabido que estos días llegan a Barcelona chicas de toda Europa. Carla -nombre ficticio- ya vino el año pasado expresamente por el Mobile y entonces decidió quedarse en la Ciudad Condal. «Son clientes educados, con clase y además en Barcelona se vive mucho mejor de la prostitución que en Madrid», detalla esta joven de 33 años. Se calcula que durante estos días la demanda de estos servicios se duplica.

Es la otra cara del Mobile, una feria de la que nadie se quiere quedar fuera y que, en la semana grande de la ciudad, deja para todos.